La Federación de Bandas denuncia la "persecución" de la Consejería de Empleo contra las Escuelas de Música

La Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia ha expresado su más profundo rechazo y malestar ante la persecución laboral y administrativa que la Consejería de Empleo, y más concretamente la Dirección General de Trabajo, ha emprendido contra las escuelas de música de las bandas federadas.

  • “El desamparo de las escuelas de música  no se debe a una cuestión laboral sino a la inacción de la política cultural del PP” 

"Somos los primeros interesados en defender los derechos y obligaciones fiscales de nuestras asociaciones, así como el de los centenares de voluntarios, profesores y músicos que imparten clase en nuestras escuelas, pero no comprendemos cómo se ha ordenado -y, por tanto, permitido- una inspección de trabajo para todas las escuelas de música de la Región de Murcia cuando, por el carácter propio y formal de nuestras asociaciones, sin ánimo de lucro, y sin la ayuda de la consejería competente en la materia, pretendan exigir unas obligaciones fiscales y laborales que no podemos asumir económicamente sin la ayuda de la administración pública", han manifestado.

 

Si el gobierno regional quiere que las escuelas funcionen como cualquier empresa deberá apostar económicamente por la regularización de las mismas, a través de diferentes cauces, como puede ser la creación de la Ley de la Música de la Región de Murcia, pretensión que llevamos defendiendo desde que el Partido Popular aprobase una moción en la Asamblea Regional en 2014 justificando y defendiendo su creación y que, posteriormente, no solo ha guardado en un cajón, sino que además ha cuestionado la necesidad de dicha ley.

 

Como Federación, llevan años denunciando el desamparo, abandono y la escasa ayuda que perciben las escuelas para un correcto funcionamiento de las mismas, así como clamando por la necesidad de una regularización de las mismas. "La administración regional no solo no ha reconocido la necesidad urgente de su regularización, sino que ahora, por si fuera poco, pretende realizar una inspección de trabajo que anunciamos ya que supondrá el cese de la actividad de las escuelas de nuestras bandas de música, debido al coste económico que supone su regularización laboral y al escaso poder económico con que las escuelas cuentan".

 

Quieren entablar un diálogo urgente con la consejería, así como con cualquier partido político que se sensibilice con la gravedad del momento, pues esta inspección va a llevar consigo el inminente cierre de las escuelas, hecho que afectará a centenares de músicos que ejercen su labor educativa en las escuelas, así como a los miles de educandos que se forman en nuestras escuelas, los 4.500 músicos federados que integran nuestras bandas en la actualidad así como a los 50.000 socios que forman parte de nuestras 40 asociaciones musicales de la federación.


  • “El desamparo de las escuelas de música  no se debe a una cuestión laboral sino a la inacción de la política cultural del PP” 

El diputado Regional de Podemos, ha informado que las bandas de música, y más concretamente sus escuelas, corren un “peligro de extinción” si el gobierno, en lugar de apostar por el fomento de la música, y facilitar presupuestariamente su divulgación, traslada ese problema al ámbito de lo laboral, y somete a las escuelas de música a inspecciones laborales.


Pedreño, ha afirmado que “Desde Podemos siempre hemos defendido la función fundamental de la inspección de trabajo, para luchar contra los abusos laborales, la explotación y la economía sumergida, pero lo que consideramos que los problemas que actualmente presentan las escuelas de música en su regulación, no atañe a la regulación laboral por lo que no se va a solucionar con inspecciones de trabajo”.


Andrés Pedreño, ha señalado que esta situación tiene que ver con “el desamparo institucional, y con una política cultural que se arrastra desde hace mas de 20 años en nuestra Región, que no valora y por lo tanto no fomenta ni protege la inmensa labor cultural y pedagógica que vienen realizando las bandas de música” y ha añadido “Unas escuelas, de marcado carácter social donde se divulgan y enseñan los conocimientos musicales”.


Finalmente ha expresado que requerimos es de una política cultural que sepa la importante dimensión de las enseñanzas musicales, y por lo tanto apueste por el fomento de la música, también en su vertiente más popular, como se refleja en las bandas de la Región, y “que las defienda, en lugar de que sean las bandas de música las que tengan que defenderse de la austera política cultural para su supervivencia”.