El folk deja huella

Otro año más la música folk ha dejado huella y un balance muy positivo para artistas, público y organización en una edición por la que han pasado algunas de las mejores formaciones españolas de este género y que ha reunido a varios miles de personas durante los tres días en torno a los nueve actos programados en un festival que ha cambiado este año sus fechas desde junio al mes de noviembre.


Los asistentes a los conciertos de la explanada del puerto se han repartido de forma homogénea durante los tres días del festival, que ha mantenido muy animada la explanada del Puerto de Cartagena, destacando las noches del viernes y sábado por la gran cantidad de asistentes registrados.

 

El viernes comenzábamos con la banda Murciana “Túa“, que pese a que hacía una noche fría, aguantó a un público entregado a un repertorio de música tradicional de Galicia, Irlanda, Escocia y Asturias.

 

El segundo grupo de la noche del viernes, “Badlands“, supo mantener la expectación entre los asistentes con un sonido impecable.

 

El sábado por la mañana La chica Charcos & The Katiuskas Band , fueron la gran sorpresa de niños y mayores con una actuación dinámica y fresca que fue deleite de todas y todos. Por la tarde M. Lacroix nos trajo músicas del mundo perfectamente combinadas en una sesión única.

 

Con una noche estupenda, comenzó a las 22:00 con Los Hermanos Cubero, que derrocharon mucha simpatía y cuyas letras fueron muy celebradas por el público. Xarnege fueron los encargados de cerrar la noche con un concierto con sonidos diferentes.

 

El domingo a las 13:00 horas llegaba el turno de los valencianos Innerlands, una banda con un sonido que nos transporta a tierras del norte que supo conectar con el público desde el principio que estuvo expectante toda la actuación.

 

Por la tarde y para clausurar este corto pero intenso festival, nos trasladamos al Auditorio El Batel para ver a una de las grandes bandas del folk Europeo, Luar Na Lubre, en el único concierto con entrada que se hizo en la sala B del auditorio con un aforo casi completo .

 

Luar na Lubre realizaron un concierto impecable haciendo vibrar a todo el público que coreó sus canciones, actuando como broche de oro de un festival que la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Cartagena ha recuperado por segundo año consecutivo con voluntad de permanencia y deseo de convertirse en un referente de los festivales de Folk regionales y nacionales.