“El tiempo ha dado la razón a la agrupación musical Sauces”

El anuncio de una inspección de Trabajo en las bandas sobre su situación laboral ha supuesto un ‘terremoto’ en los cuarenta grupos de este sector en la Región, temiendo muchos tener que desaparecer. Sin embargo, en la agrupación de la barriada de Sauces esta situación ha llevado a recordar que estaba justificada la medida que adoptaron hace cinco años y que motivó protestas y movilizaciones en contra.

  • El objetivo ahora de los músicos de la Región es conseguir una Ley de la Música, que ya funciona en otras comunidades como la valenciana
  • La agrupación llevó a cabo la recogida de nuevos músicos, puso sonido a una tarde modernista y este sábado ofrece su concierto especial por Santa Cecilia

La presidenta de la agrupación, Caridad Banacroig, primera por la izquierda, durante el concierto modernista


Todas las bandas recibieron han recibido un requerimiento de la inspección de Trabajo instando a dar de alta a todos los profesores en el régimen de la Seguridad Social acogido al convenio colectivo de enseñanzas no regladas (PINCHAR AQUÍ). Desde la Federación de Bandas de Música de la Región de Murcia hay una gran preocupación por estas anunciadas inspecciones, que ya han comenzado a practicar en el colectivo de Beniaján en junio, y se aboga pro el diálogo para evitar el cierre de la mayoría, recordando que se trata de asociaciones sin ánimo de lucro.

El problema, sin embargo, no lo es tanto para la Agrupación Musical Sauces, donde hace cinco años se afrontó una (entonces) polémica regularización laboral de sus profesores a través de contratos mercantiles y de un contrato laboral a sus directores titulares, que han sido en este período José Alberto Pina los dos primeros años y Andrés Bernabé en los tres siguientes. “Vivimos momentos muy duros, con manifestaciones y protestas, incluso, ante domicilios particulares, pues  había quienes no eran partidarios de esa regularización, pues les afectaba directamente. Sin embargo, el tiempo nos ha dado la razón”, indica Caridad Banacroig, presidenta de la Agrupación Musical Sauces, quien reconoce que el alta en la Seguridad social “supone un gran incremento en los gastos de las bandas, por lo que estamos luchando para reclamar que en la Región de Murcia se establezca una Ley de la Música, como ya existe en la Comunidad Valenciana, lo que permitiría acceder a ayudas específicas. Entre todas las escuelas de la Región (todas las asociaciones están inscritas en la consejería de Presidencia) aglutinamos a unos diez mil alumnos a los que se les ofrece una cultura musical, tal y como establecen nuestros estatutos”.

Para más información de la Ley de la Música valenciana y las ayudas que supone para las bandas de música valgan estos dos artículos:

Alistamiento y Santa Cecilia
El pasado sábado, la banda llevó a cabo su tradicional recorrido por el municipal para recoger a nuevos integrantes, que en esta ocaisón fueron
Tomas Saura Martínez, clarinete
Pedro Carrillo Sáez , bombardino
Francisco Tomás Olivo, oboe
Francisco Miguel Calatrava Nicolás, clarinete
Pedro Cifuentes Beltrán, fagot
Ángel Tomás Perea Nieto, trompa
Ignacio Solano Buendía, trompeta
Nieves Parrón García, trombón

Durante el recorrido se llevó a cabo la parada en la Real Basílica Menor de la Virgen de la Caridad, con ofrenda a la Patrona. Por la tarde, en el Club de Regatas, participó en el concierto modernista con el grupo de chicas ‘Musiquitas de Sauces’, con la colaboración de la cantante cartagenera Lola Cayuela, y la actuación de la actriz Úrsula Gil.

Este próximo sábado, 25 de noviembre, a las 19.00 horas en el auditorio El Batel, tendrá lugar el tradicional concierto de Santa Cecilia patrocinado por el ayuntamiento de Cartagena.

El programa de este año recoge una muestra de música de compositores cartageneros ya consagrados en el panorama internacional; como el estreno mundial de la Sinfonietta para banda de Mateo Soto (dedicada a nuestro director) y la interpretación de la nueva obra de José Alberto Pina: The Ghost Ship. La segunda parte comenzará con una obra que siempre supone un gran reto para una banda: Spartacus de Jan Van der Roost, le seguirá el popular preludio sinfónico de La Torre del Oro de Gerónimo Giménez y culminará con grandes sorpresas musicales a cargo de los chavales de nuestra escuela de música.