Recuerdos 'inmatriculados' en el cementerio de La Palma

El camposanto palmesano ha sido punto de destino de cientos de personas que han acudido el día de Todos los Santos para 'acompañar' a sus seres queridos que ya no están en una jornada en la que también ha tenido protagonismo en las tertulias que se han generado el asunto de conflicto por la inmatriculación del cementerio llevada a cabo por el Obispado. Este diario ha preguntado a algunos de los visitantes, que han tenido reacciones muy diversas, pero con un evidente malestar mayoritario por la situación actual.


Este diario ha visitado hoy el cementerio de La Palma, sobre el que gira una polémica situación por la inmatriculación llevada a cabo por parte del Obispado, que ahora figura en el Registro de la Propiedad como propietario del cien por cien del camposanto, habiendo surgido una plataforma que reclama que se devuelva la propiedad de fosas, nichos y panteones a las familias que los ostentaron hasta 2015, alegando que fueron inducidos con engaños a perder esa propiedad.



Hemos efectuado un pequeño sondeo en algunos grupos de personas que estaban esta mañana en el centenario cementerio (su origen se remonta a 1900), percibiendo muy diversas reacciones, desde los que no quieren hablar del asunto hasta los que lo tienen claro en un sentido o en otro. Unos respaldan a la Iglesia, indicando que la situación "es la misma que había antes y sólo la Iglesia se quedará con una tumba si alguna familia se queda sin herederos". También los hay quienes afirman que todo esto "es política", en referencia a la presencia de Podemos (por su cuenta, a nivel nacional, lucha contra la inmatriculación) y los que dicen que son "mentiras de unos cuantos a los que le seguís el juego", refiriéndose a este diario por las informaciones vertidas desde que estalló la polémica.



Luego están los que no tienen dudas en que ahora mismo han perdido la propiedad y que tienen que exigir que se las devuelvan. "No es de cristianos lo que ha hecho el Obispado y cómo lo ha hecho", decía una señora. Otra se mostraba decepcionada con la Iglesia, "no lo esperaba", y un matrimonio apuntaba que ha sido como "estar pagando una hipoteca y un buen día enterarte que en vez de estar comprando una casa lo que estabas haciendo era pagar un alquiler". Una propietaria busca el paralelismo entre un terreno que adquiere una promotora y que vende en parcelas con viviendas, "es lo mismo, el suelo era de la parroquia, que fue vendiendo espacios para las tumbas". Un hombre señala como en muchas lápidas y placas figura la palabra 'propiedad', "está claro que son propietarios". También se apunta que no hay que dejar pasar la reclamación, "pues como prescriba nos quedamos sin poder hacer nada" y los hay que ven "pocas esperanzas de recuperar lo que es nuestro".



Casi todos los encuestados nos han reconocido que este asunto ha sido tema de conversación esta mañana y hemos percibido una ligera mayoría entre los que están dispuestos a luchar por recuperar la propiedad con respecto a los 'resignados' y los que no siente haber perdido la misma. En alguna ocasión hemos visto cierto temor a pronunciarse, aunque aclarábamos que la encuesta es anónima (ninguno de los encuestados aparece en las fotografías), quizás por si no quedan bien visto por sus vecinos, ya sea porque adoptan una u otra decisión.