ANSE afirma que el vertido de Repsol es "mucho más grave que lo indicado por la empresa"

Tres días después del vertido continúan los trabajos de retirada de hidrocarburos en la rambla del charco (Escombreras) por más de 50 operarios y 16 camiones (datos de Repsol), mientras que el “agua aceitosa” que denominó la empresa al vertido se ha convertido en una espesa película de hidrocarburos que impregna la vegetación de la rambla hasta una distancia de al menos 1,5 kms del punto de vertido.

ANSE comprobó a última hora de ayer tarde que el vertido de hidrocarburos de Repsol petróleo al cauce de la rambla del Charco, en Escombreras (Cartagena) es mucho más grave que lo indicado por la empresa en su primera nota de prensa, del día 21 de abril, cuando aseguró que se trataba de un arrastre de “agua aceitosa” consecuencia de la lluvia.




Tres días después de que una flota de 16 camiones y unas 60 personas hayan trabajado durante las 24 horas del día retirando los vertidos, la totalidad de la zona afectada sigue cubierta de productos petrolíferos, y amplias superficies de vegetación se encuentran igualmente impregnadas de una espesa cubierta de hidrocarburos de intenso color negro. La altura alcanzada por los restos de productos petrolíferos en la vegetación de ribera llega en algunos puntos a 1 m de altura, y los trabajos de limpieza deberán prorrogarse aún durante muchos días.

Tras una primera visita la tarde del sábado, técnicos de ANSE comprobaron también sobre el terreno la tarde de ayer que el vertido cubre parte de la vegetación de ribera hasta una distancia de, al menos, 1,5 kms aguas abajo del punto de vertido, no muy lejos de la desembocadura de la rambla del Charco en el mar, mientras que Repsol aseguró que tan solo había afectado a una longitud de 500 m del cauce.

ANSE asegura que la magnitud del vertido refleja fallos muy graves de mantenimiento y funcionamiento en las instalaciones de la refinería, que requieren de una auditoría por parte de las Direcciones Generales de Industria y Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma. Bajo ningún concepto deben producirse vertidos como los que se han llegado a la rambla del Charco por un episodio de lluvias como el de estos días.

La Asociación lamenta que 29 años después de sus denuncias demostrando la contaminación por hidrocarburos de la rambla del Charco (Escombreras), Repsol quiera minimizar su impacto sobre el territorio calificando como leve un vertido de enorme gravedad. ANSE teme que el subsuelo de la rambla y de la refinería sigan albergando cantidades importantes de hidrocarburos.

La Asociación espera que las autoridades competentes, Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Confederación Hidrográfica del Segura, y Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, procedan a tomar muestras adecuadas de los vertidos que demuestren la gravedad de los sucedido, ya que Repsol podría estar cometiendo desde hace años un delito contra el medio ambiente.