Comunicado de Amianto Zero de Cartagena y Comarca

  • La plataforma quiere manifestar que la Consejería de Educación continua sin actuar en el tema del amianto en los centros educativos, tal y como se comprometió en su momento. Su propuesta era la de retirar el fibrocemento de un tercio de los 34 centros educativos afectados entre el 2019 y el 2020. Dicha propuesta y compromiso se quedó en el aire ya que no se ha empezado a realizar ningún tipo de obra, lo que nos parece un auténtico despropósito.

En un principio el proyecto se iba a realizar en el 2019 en los siguientes centros: José María de Lapuerta, Feliciano Sánchez, Nuestra Señora de Los Dolores, San Isidoro y Santa Florentina y en el Santiago Apóstol. Finalmente la Consejería decidió hacer las obras únicamente en el colegio de José María de Lapuerta durante este año y tampoco se van a realizar, vuelven a engañar, lo que provoca la indignación de esta plataforma y de todos los ciudadanos de Cartagena y Comarca que ven como sus hijos se exponen cada día a este peligroso material.

En noviembre de 2018 salió un artículo en el periódico la verdad en el que la Consejería se comprometía a realizar las obras en verano ya que argumentaban que la retirada del fibrocemento era incompatible con la actividad durante el curso lectivo, para ellos era una prioridad, la cual ha quedado en agua de borrajas en Junio del 2019. Su escusa es la falta de presupuesto, a pesar de que el Ayuntamiento de Cartagena tiene el proyecto del colegio de José María de Lapuerta más que realizado pero su licitación es imposible porque nuestra Consejería carece de dinero para tal actuación, algo que es totalmente nos parece increible. Han decidido retrasarlo para el 2020, cosa inexplicable, cuando la propia Consejera se comprometió con la presidenta de FAPA a su retirada lo antes posible.

La Plataforma Amianto Zero de Cartagena y Comarca va a continuar con las movilizaciones que ya inició y realizaremos todas las denuncias que haya que realizar para que este problema se empiece a solucionar de una vez por todas. Nuestros hijos no pueden seguir en esta situación y tampoco el personal que trabaja en los centros educativos.

Parece ser que antes de las elecciones todo eran buenas intenciones y que una vez realizadas éstas, el tema del amianto ha pasado a un segundo plano, sin pensar por un momento en las consecuencias que esto conlleva.