Comunicados Unidas Podemos IU Equo

  • La coalición insta al Ayuntamiento de Cartagena a que dé un paso al frente ante la nueva crisis humanitaria en el Mediterráneo y a que cumpla con sus compromisos como parte de la red intermunicipal de acogida de refugiados.

“Cartagena es un municipio acogedor y solidario, como ha demostrado ya en numerosas situaciones de crisis humanitaria y en esta ocasión lo volverá a demostrar prestando toda la ayuda que desde la Federación Española de Municipios y Provincias se nos requiera”, declaraba la Alcaldesa, Ana Belén Castejón, hace apenas un año, en junio de 2018, en plena crisis del Aquarius.
 
Pues bien, hoy nos encontramos ante un nuevo episodio de omisión de socorro por parte de los Estados miembro de la Unión Europea. A día de hoy, 121 personas se encuentran a bordo del barco de rescate Open Arms sin nadie les haya indicado un puerto seguro para atracar, desembarcar y prestar atención sanitaria adecuada a los niños, mujeres y hombres que fueron rescatadas hace ya siete días de una muerte segura.
 
Siguiendo las palabras de la Alcaldesa de nuestro municipio, el Derecho Marítimo que impone la obligación de salvar a las personas que se encuentren en peligro de perecer en el mar, con independencia de sus circunstancias o condición jurídica, obligación que recae tanto sobre las embarcaciones como sobre los propios Estados ribereños, Unidas Podemos IU Equo exige que se ponga en marcha un dispositivo de apoyo o recepción que permita dar salida a la actual situación de bloqueo que sufre el barco de rescate.  
 
Desde la coalición piden que la Alcaldesa medie con el actual presidente de Gobierno, de su partido, Pedro Sánchez, para que escuche las peticiones del Open Arms, que este martes enviaba una carta solicitando la puesta en marcha del mecanismo europeo de distribución de rescatados.  En la misiva, Óscar Camps, líder de la ONG, asegura “haber agotado los canales ordinarios para conseguir el permiso de desembarco en los puertos más próximos (Italia y Malta) e insta al Gobierno español a facilitar el trámite requerido por Bruselas”.
 
Desde la coalición municipalista lamentan la falta de humanidad y coordinación de la Unión Europea, que sigue sin articular mecanismos efectivos de atención a este drama humanitario que se vive en el Mediterráneo día tras día y recuerdan que “la Comisión Europea propuso la creación de un sistema de distribución temporal que pueda activarse en caso de necesidad, pero los Estados miembros aún no han logrado aprobarlo”. Entre los numerosos trámites burocráticos, desacuerdos europeos y responsabilidades entrelazadas, 121 personas cumplen su séptima noche en alta mar.
 
“Nos sumamos a la petición realizada desde el Open Arms: las personas están por encima de la política. Ante esta nueva crisis humanitaria, Cartagena puede ofrecerse como puerto seguro demostrando así nuestro compromiso con los Derechos Humanos, igual que hace un año. El Gobierno de Pedro Sánchez resolvió la crisis del Aquarius ofreciendo el puerto de Valencia, ahora tenemos 121 personas que necesitan de ayuda urgente y Cartagena puede marcar la diferencia entre la incertidumbre, el sufrimiento, el miedo y la esperanza de un futuro lejos del horror”, ha declarado la edil del Ayuntamiento de Cartagena por esta formación, Leli García.