Comunicados de Unidas Podemos

  • Unidas Podemos reclama la elección directa de los representantes vecinales en el municipio
  • El grupo parlamentario considera que el gobierno regional “empieza a pagar la factura Vox” con la medida de exigir permisos paternos para todas la actividades escolares

Unidas Podemos reclama la elección directa de los representantes vecinales en el municipio

Unidas Podemos IU Equo recuerda que en la legislatura pasada ya se intentó la revisión del Reglamento de Participación Ciudadana, aunque finalmente no llegó a culminarse debido a la falta de voluntad política del entonces Gobierno local.

Pilar Marcos, portavoz de la coalición, demanda la aprobación de un marco legal avanzado, claro y que incentive la participación en lugar de obstaculizarla. “El nuevo Reglamento de Participación Ciudadana se tendría que haber aprobado en la legislatura pasada, pero la falta de voluntad del Gobierno y de la mayor parte de la oposición lo impidió. El actual reglamento, aprobado por el Partido Popular hace muchos años y que no se ha llegado a poner en marcha, está totalmente obsoleto”, ha asegurado la edil.

Tras la reunión celebrada ayer con representantes de la FAVCAC (Federación de Asociaciones de Vecinos, Usuarios y Consumidores de Cartagena y Comarca) y de La Asociación Pro Entidad Local para la Palma, para recoger sus demandas sobre la actualización del Reglamento de Participación Ciudadana, y la no aceptación del sistema actual de las Juntas Vecinales, la coalición va a elevar al Pleno Municipal una iniciativa para que se retome la revisión del Reglamento de Participación Ciudadana, y el estudio de las propuestas vecinales sobre la descentralización en todo el territorio municipal, sin exclusiones, además de la elección directa de los representantes de los vecinos y vecinas. “La revisión del reglamento se encontraba muy avanzada, quedaba únicamente el apartado de Descentralización. Pediremos que se continúe trabajando y que se cuente en todo momento con la participación de la FAVCAC, que se incluya el estudio de la Descentralización para cubrir todo el territorio del municipio y, por supuesto, que se apruebe la elección directa de los representantes vecinales, terminando con los nombramiento “a dedo” por parte de los partidos políticos de los vocales de las Juntas Vecinales, algo totalmente anti democrático y que, como bien dicen los vecinos de La Palma, debilita el movimiento vecinal”, concluye Marcos.


PERMISOS PATERNOS
La diputada regional, María Giménez, ha señalado que la medida tomada respecto al permiso de los padres para actividades en las escuelas, obedece a que PP y Ciudadanos tienen que “cumplir con lo pactado con la formación de ultra derecha. Y empiezan de una forma muy preocupante. Rompiendo una ley que garantiza la educación afectivo sexual junto con la educación en valores de igualdad. Pretenden saltarse la normativa legal vigente desde 2015 en las Instrucciones de principio de curso 2019/2020”. Desde Podemos pedimos a la consejera de Educación que “retire la medida y mantenga los procedimientos vigentes para no crear problemas donde nunca los ha habido”.

Giménez ha asegurado que esto es “sólo el principio” y que vamos a vivir cuatro años de “auténticos retrocesos en los servicios públicos y acabaremos siendo la comunidad donde más se aplican políticas ultraconservadoras”.

La diputada de Podemos ha explicado que la LOMCE y su desarrollo autonómico establecen la obligatoriedad de las actividades complementarias de carácter curricular, es decir, todo el alumnado debe participar en aquellas actividades que se organizan para complementar la formación integral del alumnado. Por ello, ha incidido, “salvo las actividades con coste económico o las que supongan salida del centro, el resto no pueden dejar de ser realizadas”.

Asimismo, María Giménez ha puesto de relieve el problema organizativo que supondrá solicitar una autorización expresa para cada actividad a la totalidad del alumnado y después excluir a los que indiquen que no quieren realizarla.

Y no sólo eso, ha añadido, “atentan contra la autonomía pedagógica de los centros educativos que pueden ver como una parte de las familias, por los motivos que sea, se niegan a participar en actividades de carácter curricular y, por lo tanto, dejar de recibir contenidos evaluables”.