El SEPE invierte 173.000 euros en la formación de una veintena de desempleados para favorecer su inserción laboral

El delegado del Gobierno, Francisco Jiménez, ha presidido esta mañana en el acuartelamiento de Tentegorra de Cartagena el acto de clausura del Taller de Empleo “La Chapa”, en el que el Servicio Público de Empleo Estatal ha invertido 173.000 euros en la formación de una veintena de desempleados de larga duración para favorecer su inserción laboral.


Durante los últimos nueve meses, divididos en tres talleres de albañilería, pintura y jardinería, los 21 alumnos-trabajadores han realizado una formación teórico-práctica de 1.440 horas por taller.

“Es importante destacar la importancia de estos talleres de empleo, configurados como un programa mixto de empleo y formación que tiene como objetivo mejorar la ocupabilidad de desempleados de veinticinco años o más con la finalidad de facilitar su inserción laboral”, ha explicado Jiménez.

El delegado del Gobierno ha destacado la labor que realiza el SEPE con la subvención de este tipo de cursos, pues, en su opinión, la formación profesional para el empleo es uno de sus campos de actuación y una de sus actividades dentro del ámbito laboral que mejor contribuyen a la consecución de los objetivos de empleo”.

Para llevar a cabo estas actuaciones, el SEPE precisa de la colaboración de entidades promotoras acreditadas que garanticen el cumplimiento de los objetivos de formación propuestos, como sucede con el acuartelamiento de Tentegorra, que colabora con el organismo estatal en esta actividad desde hace varios años.

Las obras o servicios de utilidad pública y de interés social que desarrollan estos talleres de empleo posibilitan a los alumnos trabajadores la realización de una práctica laboral efectiva que, junto con la formación profesional ocupacional recibida relacionada directamente con dicho trabajo, permite su cualificación profesional y favorece su inserción laboral.

La formación profesional de los Talleres de Empleo se dirigen en la actualidad a la impartición de certificados de profesionalidad, sin dejar de lado, y simultaneando su desarrollo con el que ha sido el objetivo primero de los talleres de empleo, la formación teórico-práctica profesional, alfabetización informática, así como la orientación, información profesional, formación empresarial y asistencia técnica.