El Hospital Santa Lucía atiende a unos 60 pacientes diagnosticados de Colangitis Biliar Primaria

El especialista del Servicio de Digestivo del Complejo Hospitalario, Senador Morán, habló ayer sobre esta enfermedad en el XII Congreso Internacional de Enfermedades Raras D`Genes. Se considera también una enfermedad autoinmunitaria, lo que significa que el sistema inmunitario del cuerpo ataca las células y los tejidos saludables por error.


El Hospital General Universitario Santa Lucía atiende en las consultas monográficas de hígado del Servicio de Digestivo del recinto hospitalario a unos 60 pacientes del Área de Salud de Cartagena con Colangitis Biliar Primaria, una patología poco frecuente.

Se trata de una enfermedad de baja prevalencia pero que se estima que sufren unas 11.000 personas en España, la mayor parte de ellas, mujeres de edad media. Se considera también una enfermedad autoinmunitaria, lo que significa que el sistema inmunitario del cuerpo ataca las células y los tejidos saludables por error.

Así, y para visibilizar esta enfermedad, el facultativo del Servicio de Digestivo del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena, Senador Moran, participó ayer tarde en el XII Congreso Internacional de Enfermedades Raras D’Genes que tiene lugar en Murcia los días 15 y 16 de noviembre para hablar sobre ella.

El doctor Morán ha explicado que “en los últimos años, ha habido múltiples cambios en su manejo diagnóstico y terapéutico, lo cual explica la disminución drástica de la enfermedad avanzada si bien se ha constatado un aumento de su prevalencia en las últimas décadas”.

Por lo tanto, añade, “es necesario también realizar un enfoque diferente de  la enfermedad ya que su prevalencia está en aumento y el impacto de la misma en la calidad de vida del paciente es significativa”.

 En la actualidad, y “gracias a las herramientas terapéuticas eficaces que existen, se ha conseguido controlar la enfermedad evitando su progresión en un alto porcentaje de los casos, pero no determinados síntomas como la astenia que producen una importante distorsión en el día a día de los pacientes que padecen la enfermedad”.

El tratamiento clásico de la enfermedad mediante ácido ursodesoxicólico (UDCA) constituye un tratamiento efectivo Recientemente se ha añadido un nuevo fármaco, ácido obeticólico, que mejora de manera significativa la respuesta en pacientes que previamente no respondían adecuadamente a UDCA.

Los retos futuros en el manejo de la enfermedad, concluye Morán, requieren de la realización de registros de pacientes que permitan establecer el impacto real de la enfermedad en nuestro sistema.

Actualmente se está realizando un registro multicéntrico registro Colhai un proyecto lanzado por la Asociación Española de Estudio del Hígado en colaboración con el CIBERehd para elaborar una base de datos nacional que incluye pacientes con hepatitis autoinmune o enfermedades colestásicas crónicas del adulto.y que persigue, entre otros, este objetivo.

Colangitis Biliar Primaria
La Colangitis Biliar Primaria es una enfermedad de evolución lenta y carácter crónico, y en ella, las vías biliares del hígado se destruyen lentamente. La bilis es un líquido que se produce en el hígado. Asiste en la digestión y ayuda al cuerpo a eliminar el colesterol, las toxinas y los glóbulos rojos desgastados.

Su diagnóstico se hace a través de una analítica de sangre en la que se determina la alteración de determinados parámetros como son el colesterol, enzimas que pueden indicar una enfermedad hepática, y de anticuerpos para identificar la enfermedad autoinmunitaria.

En cuanto a los síntomas, varían según las personas, pero se pueden encontrar en un primer momento la fatiga, la picazón de la piel y la sequedad en ojos y boca. Posteriormente se pueden dar también dolor del abdomen, de los huesos, en los músculos o en las articulaciones (musculoesquelético), hinchazón, hipotiroidismo, o ictericia, entre otros

Los pacientes presentan las complicaciones en el día a día derivadas de la propia enfermedad por problemas de mala absorción, fatiga y las que corresponden con enfermedades autoinmunes y, en el peor de los casos, llega a la cirrosis.