Comunicado del profesorado del IES Los Molinos

El colectivo docente del instituto cartagenero ubicado en la barriada de José María Lapuerta lleva a cabo su valoración del ‘Plan de continuidad de la atividad educativa 2020-2021’ y reclaman a las autoridades autonómicas que proporcionen “los medios y las condiciones imprescindibles para el desarrollo de una educación pública de calidad donde se vele por la salud de los trabajadores y alumnos” dentro de la nueva situación generada por el coronavirus.


COMUNICADO:
El profesorado del I.E.S. Los Molinos de Cartagena, como docentes del sector público y garantes de la calidad de la educación pública en nuestra región, tras la lectura del llamado “Plan de Continuidad de la Actividad Educativa 2020-2021” (Resolución de 22 de junio de 2020 de la Dirección General de Evaluación Educativa y Formación Profesional) estima necesario hacer llegar las siguientes consideraciones:

· La situación generada por la pandemia del COVID-19 ha exigido el sacrificio y la colaboración de todos en un escenario repentino e imprevisible. El profesorado en general, y el de este centro en concreto, ha respondido con generosidad a la demanda social, sin esperar órdenes ni instrucciones de sus superiores, salvo las que han ido estableciendo las direcciones de los centros. Somos nosotros, los docentes, quienes hemos garantizado con nuestro esfuerzo sostenido el mantenimiento de los vínculos entre todos los sectores de la comunidad educativa.

· Ante la falta de instrucciones de la administración educativa hemos organizado todo el trabajo y la vida escolar online, valiéndonos de nuestros propios recursos. No queremos que la pasividad e ineficacia de la administración sea la que definan el nuevo curso escolar.

· En el caso concreto de nuestra región, la situación es especialmente grave debido a la escasa inversión en educación pública y el creciente desvío de partidas económicas de los presupuestos escolares hacia la privada- concertada en todos los niveles educativos. En este contexto de desmontaje sostenido de lo público la falta de responsabilidad en la “planificación, gestión y organización” del próximo curso hacen aún más problemático el inicio del mismo ya que según la guía editada por la Consejería de Educación toda la responsabilidad cae sobre el profesorado, alumnado, familias y P.A.S., sin establecer criterios rigurosos y dotar de recursos necesarios a los centros para el desempeño cotidiano de las tareas.

· El contexto que se anuncia resulta demasiado complejo como para seguir tolerando la dejación de funciones y responsabilidades de la administración regional. Hacer recaer la mayor responsabilidad en los equipos directivos solamente se puede interpretar como negligencia o una absoluta incapacidad para resolver. Es una situación difícil y exigimos que la Consejería de Educación esté a la altura y sepa gestionar las necesidades generadas por la nueva situación.

· Es evidente, y por tanto la Consejería debe afrontarlo, que será preciso actuar en dos escenarios: presencial y telemático.
1) En el escenario presencial será necesario reducir las ratios, aumentar el profesorado, las plantillas de limpieza, establecer protocolos claros y sanciones, y dotar a los centros del material de prevención necesario.
 2) En el escenario telemático se deberá fortalecer y extender una plataforma pública que no deje al alumnado a merced de empresas privadas que exponga a nuestros alumnos y a nosotros mismos al mercado de compra y venta de datos. También habrá que dotar al profesorado de los medios técnicos y la formación necesarios para desarrollar su labor, establecer las condiciones que permitan compatibilizar el trabajo con la vida familiar y las condiciones propias
de la pandemia sin pretender una normalidad que no existe.

Por todo lo anterior, solicitamos que:

1. A la mayor brevedad posible inicien el diálogo y la necesaria colaboración con nuestros representantes sindicales, para garantizar las condiciones de salud e higiene en las que, en cualquier circunstancia, debe desarrollarse nuestro trabajo.

 2. Asuman sus funciones y realicen su trabajo centrándose en la organización de la vida escolar del próximo curso en las nuevas circunstancias de la pandemia. Cumplan de manera responsable con su cometido de mantener la calidad de una enseñanza libre e igualitaria, al tiempo que velan por la salud de los trabajadores y del alumnado.

 3. Destinen los fondos procedentes del Gobierno central para educación en la Región de Murcia (2000 millones) íntegramente a la escuela pública (por ser la que atiende mayoritariamente, en manifiesta inferioridad de condiciones, al alumnado con mayores necesidades educativas y/o procedente de los sectores sociales más desfavorecidos), respetando la expresa intención del Gobierno de que se inviertan en esta y no en la privada-concertada.
 4. En definitiva, y resumiendo los puntos anteriores, exigimos que proporcionen los medios y las condiciones imprescindibles para el desarrollo de una educación pública de calidad donde se vele por la salud de los trabajadores y alumnos

Y todo ello porque, ante el escenario que se nos presenta de cara al próximo curso, sólo manteniendo una actitud corresponsable entre administración y comunidad educativa, solo reforzando el debate, el compromiso real y una sincera colaboración y reparto de tareas entre todos los sectores implicados, lograremos sostener con dignidad esa
enseñanza de calidad, de todos y para todos, en la que siempre hemos creído.
* Texto remitido en el que se respeta íntegramente contenido, redacción y ortografía, salvo en el titular y en la entradilla del artículo