Sucesos y tribunales    
¡Al rico pollo!

¡Al rico pollo!

La Asociación Cultural y Deportiva El Pinacho organizó la tradicional 'Noche del pollo' en la...

Los pescadores lucen a su Virgen y repelen rumores sobre el anisakis

Los pescadores lucen a su Virgen y repelen rumores sobre el anisakis

La Virgen del Carmen navegó nuevamente en su gran día con un manto de más de una treintena de...

Cartagena por la Caridad destina los beneficios de las pulseras solidarias Comprometida-Comprometido a siete entidades

Cartagena por la Caridad destina los beneficios de las pulseras solidarias Comprometida-Comprometido a siete entidades

La asociación Cartagena por la Caridad ha puesto en marcha la venta de las pulseras...

La devoción urbana a la Virgen del Carmen

La devoción urbana a la Virgen del Carmen

La imagen estuvo más de ocho décadas sin salir de procesión. El pasado año volvió a 'pasear' a...

¡Música, maestro!

¡Música, maestro!

Agrupaciones musicales de la Región y de Jaén actuaron por el centro de la ciudad y en la plaza...

  • ¡Al rico pollo!

    ¡Al rico pollo!

  • Los pescadores lucen a su Virgen y repelen rumores sobre el anisakis

    Los pescadores lucen a su Virgen y repelen rumores sobre el anisakis

  • Cartagena por la Caridad destina los beneficios de las pulseras solidarias Comprometida-Comprometido a siete entidades

    Cartagena por la Caridad destina los beneficios de las pulseras solidarias...

  • La devoción urbana a la Virgen del Carmen

    La devoción urbana a la Virgen del Carmen

  • ¡Música, maestro!

    ¡Música, maestro!

Exposiciones y fotografía
Deportes
Música              Teatro
Toros
Articulistas
Servicios
       
El Algar y Los Urrutias
El puente (Cartagena Norte)
cartagenadeley.com
cartagenadeimagen.com
launiondehoy.com

 

  

 

 

 

Comunicados del Partido Cantonal

  • El Ayuntamiento no ha sacado a la venta la segunda edición de “Murcia por una mitra” 

El Ayuntamiento no ha sacado a la venta la segunda edición de “Murcia por una mitra” 

Misión imposible la adquisición de “Murcia por una mitra” por parte de los cartageneros para regalo de Reyes. El Ayuntamiento de Cartagena no ha puesto a la venta la segunda edición de este libro del historiador, arqueólogo y director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua), Iván Negueruela, siete meses después de su presentación a bombo y platillo por parte del anterior alcalde, José López. Las librerías de la ciudad han pedido sin éxito ejemplares para su venta estas pasadas fiestas de Navidad. Representantes del sector del libro, tanto pequeños comercios como grandes superficies como El Corte Inglés, mostraron su queja al Partido Cantonal porque esta obra ha sido solicitada por numerosos clientes durante las fechas navideñas. Las mismos empresarios coinciden en el que el Área de Patrimonio y Cultura, editora directa del volumen y que dirigía el concejal Ricardo Segado (MC) hasta anteayer, no proporciona ejemplares para la venta directa al público pese a que la edición cuenta con el preceptivo depósito legal y código de ISBN. Cajas de cartón atesoran a estas alturas un gran número de unidades en dependencias municipales sin cubrir la demanda de los cartageneros en la calle.

Además, fuentes municipales de toda solvencia aseguran al PCAN que han sido devueltos buena parte de los ochocientos volúmenes que el Ayuntamiento envió al Vaticano, todos los cardenales de la Iglesia Católica, todos los obispos de España y todos los párrocos de la Diócesis de Cartagena. La segunda edición de esta emblemática obra contó con una tirada de 1.200 libros. El Partido Cantonal solicita que tanto los cuatrocientos ejemplares que no fueron enviados a la curia como los devueltos por la misma salgan al mercado local de librerías con el propósito de que este trabajo fundamental sobre la usurpación de la sede episcopal por parte de la ciudad de Murcia tenga una adecuada difusión entre los cartageneros. Los lectores agotaron por completo la primera edición que publicó la desparecida Editorial Áglaya hace ya diez años.

Esta obra recoge de forma precisa la documentación que desmiente que el papa Nicolás IV autorizó el traslado de la diócesis de Cartagena a Murcia por la bula de Rietti. El obispo Diego de Magaz solicitó la huida a la ciudad del Segura en el siglo XIII pero Negueruela desvela que el Santo Padre pidió por escrito a dos abades de la Corona de Aragón una investigación sobre los motivos de esta petición y, después del análisis de la misma, consideró que el prelado de Cartagena permaneciera en la ciudad que da nombre a la Diócesis.