El mejor entrenador personal de España es cartagenero

Acercar el ejercicio a las personas, adaptarlo a ellas y ayudarlas a mejorar su calidad de vida. Ese es el objetivo sobre el que, desde hace dos años, trabaja Marcos Navarro, un cartagenero que por segundo año consecutivo ha conseguido el título de Mejor Entrenador Personal de España entre más de 15.000 participantes.


 Con tan solo 25 años ha revolucionado el mundo del deporte con la creación de un sistema de entrenamiento propio que le ha valido para alzarse dos años consecutivos – en 2017 y en 2018 – con el premio a Mejor Entrenador Personal de España por la plataforma Entrenar.me. Desde que comenzó sus estudios en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Marcos tuvo claro que quería ir un paso más lejos y acercarse a aquellas personas que no se sienten identificadas con los espacios cerrados y las máquinas empleadas habitualmente en las salas de musculación.

 

Según él, su satisfacción personal es poder ir ayudando a las personas a que mejoren su calidad de vida,
especialmente aquellas que tienen alguna patología o lesión. "Cuando estoy entrenando y me comentan que han notado mejoría ante un hábito normal, la satisfacción es enorme", indica este entrenador que actualmente aplica sus métodos en centros de Cartagena y del Polígono Santa Ana.


- ¿Cómo te adentraste en el mundo del ejercicio físico?
Marcos Navarro: Desde bien pequeño siempre he sido un apasionado del deporte. Con los años, me fui formando con la carrera y fui descubriendo varias posibilidades dentro del mercado laboral. Tenía varios caminos: uno era el fútbol, como preparador físico; otro era el de actividades dirigidas, pero poco a poco se fue abriendo camino la vía del entrenamiento personal, una profesión en la que me encontraba muy a gusto, era un trabajo muy satisfactorio y creo que tengo esas cualidades apropiadas para este tipo de función en el que puedo ayudar con el ejercicio físico a las personas que lo necesitan, que es lo que más me llena.
«Ayudar a las personas con el ejercicio físico es lo que más me llena»
- ¿Cómo nace tu marca?

MN: Nace porque en ese momento de mi vida en el que termino la carrera y tengo varios ‘minijobs’, una noche empiezo a investigar con mi ordenador y me meto en una página para crear mi propio logo. También creo mi perfil de Facebook profesional y desde ahí empiezo a compartir contenido para darme a conocer.
- ¿Qué fue lo más difícil de los inicios?
MN: Lo más difícil es que la gente empiece a confiar en ti y conseguir tus primeros clientes. Ahora, que ya llevamos dos años con el servicio, el boca a boca, los resultados de la gente y las redes sociales ayudan, pero al principio conseguía un cliente cada tres meses.
- ¿Qué tiene de diferente tu método?
MN: Mi método de entrenamiento es especial y está gustando tanto porque está especializado en esa gente que empieza a hacer ejercicio o que lleva mucho tiempo sin practicarlo. Además, cogemos las características por las que la gente deja de hacer ejercicio como son el aburrimiento, la rutina, el estar entre cuatro paredes en los gimnasios sin conseguir resultados... las analizamos y les damos la vuelta. Así, creamos una metodología muy dinámica, personalizada y sobre todo acercando el entrenamiento a cualquier tipo de persona para que vea que es apta para hacer ejercicio. Nos llega gente que tiene muy poca confianza en sí misma y no ve la manera de empezar, y nosotros le hacemos el camino mucho más fácil y creamos refuerzos positivos.
«Analizamos las características por las que la gente deja de hacer ejercicio y les damos la vuelta»
- ¿Cuál es la mayor dificultad o reto con el que te has encontrado?
MN: Por una parte, el hecho de llevar la parte de negocio. Puedes preguntarme lo que quieras de ejercicio físico porque estoy formado, pero estoy más limitado en temas de
empresa, fiscalidad, redes sociales... Por eso el año pasado hice un programa de emprendedores que me ayudó bastante.
Por otro lado, ha habido retos importantes con varias personas, como el caso de un hombre que venía de un trasplante de corazón y al que los médicos le metían mucha presión con que tenía que bajar de peso. También he trabajado con un chico invidente y con dos personas con tumores cerebrales, gente que normalmente viene muy tocada psicológicamente. Al final la dificultad ahí no es entrenar a esas personas, sino empatizar con ellas y hacerles ver que el ejercicio les va ayudar.
- ¿Qué es lo más satisfactorio de tu trabajo?
MN: Poder ir ayudando a las personas a que mejoren su calidad de vida, especialmente aquellas que tienen alguna patología o lesión. Cuando estoy entrenando y me comentan que han notado mejoría ante un hábito normal, la satisfacción es enorme.
- ¿Cuáles son tus planes de futuro?
MN: Ojalá siga yendo todo igual de bien que en estos dos años, aunque nuestro siguiente objetivo es crear un servicio para las empresas, ya que hemos localizado en esa esfera otra forma de ayudar a las personas a través del ejercicio físico. Hay trabajos que suponen estar ocho horas sentados o implican una actividad brutal y de ahí vienen problemas de bajas laborales, lumbalgias o hernias vertebrales. Con nuestro servicio ayudaríamos a los trabajadores, mejoraría su rendimiento y también la productividad de las empresas.
«Queremos ofrecer un servicio para empresas que mejoraría
el rendimiento de los trabajadores»
Una vez conseguido este paso, empezaremos a pensar en montar un centro propio e incluso en llegar a otras ciudades.
Pero, ante todo, queremos seguir especializándonos en entrenamiento de personas con patologías y lesiones deportivas, y que en un futuro el primer nombre que suene para ayudar en estos casos sea el nuestro. Ese es el principal objetivo.