• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7

 

  

 

 

Un pasote de ilusión

La cabalgata de Reyes Magos de Cartagena atrajo a miles de personas al centro de la ciudad para disfrutar de la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Una charanga y los grupos coreográficos carnavaleros de Paraíso, Renacer y Divertilandia abrían la colorida comitiva, dando paso después a las 18 carrozas, una más que el pasado año, en las que los personajes infantiles del cine eran los grandes protagonistas: Blancanieves y los siete enanitos, Peppa Pig, La Sirenita, los Pitufos, el Rey León, Toy Story, Dragon Ball, Mario Bross y… aves, flamencos, cines, un dragón chino y un león alzado, entre otros, además de grupos de animación y música. Destacar la interactividad de personajes con los niños que se encontraban en las primeras filas.

Durante el desfile, según se anunció desde la concejalía de Festejos, se han repartido 6.700 peluches grandes, 12.000 pelotas antiestrés, 10.000 peluches pequeños, 5.000 llaveros peluches, 3.500 kilos de caramelos y 90.000 bolsas de gominolas.  



Este periódico quiso conocer la opinión de la cabalgata de algunos asistentes. Varios procedían de otras poblaciones de la comarca y hablaban de la “espectacularidad” de lo que veían, “se nota la importancia de la ciudad”. Para algunos nativos, por su parte, existían algunos ‘peros’. “Parece que han tirado menos cosas que otros años” y que sería necesario “más recorrido, pues estamos muy apretados al ser mucha gente la que viene”. Hubo también quien se refería a algún “corte excesivo entre carrozas” y quien aboga porque adelante el inicio “a las cinco o cinco y media, pues así da más tiempo de irse con tranquilidad después a cenar antes de acostar a lo niños”. En el caso de esta tarde, la hora de salida eran las 18.30 horas, pero se retrasó, al parecer, por la avería de un carrito que tiraba de una carroza. También reseñar la buena seguridad que ha respaldado al cortejo.

La cabalgata ha vuelto a cruzar Cartagena dejando una estela de alegría en los niños. “Estaban encantados”, coincidían en afirmar varios grupos de padres respecto a la reacción que habían tenido sus pequeños.