Rascasa llena de pinchazos cargados de sentimientos su libro de plata

La asociación, en un repleto teatrillo de la Cofradía de Pescadores de Santa Lucía, presenta el libro que recoge sus primeros veinticinco años de historia (1990-2015) y que cuenta con 48 coautores. "Rascasa es sentimiento y es lo que hemos pretendido recoger y mostrar", expresaron. La puesta de largo también contó con una charla-debate sobre 'las ONGs'.


En la década de 1980, un grupo de personas vecinas y trabajadoras de Lo Campano y de Los Mateos, conscientes de la situación tan lamentable que tenían estos barrios, trabajaban por separado para su mejora. Se fueron juntando y conociendo en diversas acciones, y se dieron cuenta de que juntos podían conseguir mucho más que por separado.

Comenzaron a trabajar en coordinadoras de barrio y en 1989 pensaron que, además, si se constituían en asociación, podrían conseguir que las administraciones públicas cubrieran las muchas necesidades de estas zonas olvidadas de la ciudad que, “por las buenas”, no lo hacían.

Después de barajar varios nombres, tomó fuerza el de un pez, la rascasa, utilizada para el caldero típico de la zona, por lo que sus características significaban: feo, con un aspecto poco agraciado, pero que hace muy buen caldo; y a la vez, con unas pinchas o espinas muy temidas por los pescadores, que hacen que esta especie sea difícil de “apretar”.

Así finalmente el 23 de septiembre de 1990 se inscribió con el nombre de Rascasa en el Registro de Asociaciones de la Región de Murcia como asociación sin ánimo de lucro.

Esta introducción es un extracto de la historia que Rascasa publica en su página web y sirve como introducción para el sujeto de este artículo, el libro de su aniversario de plata. Es cierto que el vigésimo quinto cumpleaños tuvo lugar hace tres años, pero más que prisas por lanzarlo el objetivo era mimar su contenido, en el que se recogen la trayectoria de la asociación, culminando con la celebración del cuarto de siglo. La obra se ha elaborado mediante la técnica denominada 'la pecera', con un día de charlas de todos en torno a un caldero y de ahí surgió la sustancia. Los participantes rescataron muchos recuerdos ("el libro recoge muchos sentimientos"), los cuales se recogían en sonido para después ser escritos e ir dándole forma.



Así se fue definiendo el contenido, por lo que el libro ha tenido 48 coautores. "La obra recoge el sentir y esencia de la asociación. Así lo consideramos las personas que tenemos un recorrido histórico en Rascasa", expresa a este diario Adelaida Martín, coordinadora de la asociación.  

"Un libro chispeante surgido de diálogos espontáneos, vivos y sinceros llevado a cabo por profesores, alumnos y vecinos de esta barriada que merece quedar para nuevas generaciones. Como dijo una mujer: Gracias Rascasa, sigue educando, sigue pinchando, pero no te vayas de aquí". Así lo definió Pedro el acto que tuvo lugar en el salón de actos de la Casa del Pescador de Santa Lucía, que llenó su aforo. Entre los asistentes estuvieron el concejal de Cultura, David Martínez; el presidente de la Federación Vecinal, Leandro Sánchez; y representantes de asociaciones de vecinos de San Antón, Sector Estación, Santa Lucía, etc.  



'Crónicas rascaseras. 25 años abriendo caminos' recoge a Rascasa y su gente de su primer cuarto de siglo, tanto los momentos gratamente inolvidables y sin olvidar los más preocupantes, como cuando, coincidiendo con la crisis, la asociación estuvo a punto de desaparecer y el posterior resurgimiento.

El libro se puede conseguir por diez euros en la sede de Rascasa en Los Mateos y en la librería de La Montaña Mágica, en la ciudad.



Después se llevó a cabo una charla-debate sobre la difícil superviencia de las entidades sin ánimo de lucro del tercer sector y su papel de supresoras o mantenedoras de la pobreza y desigualdades: 'Las ONGs al filo de lo imposible. Tablas de salvación o anclas de fondeo'.