Información General de Cartagena Sucesos, tribunales y tráfico Deporte Cartagenero
     

 

  

 

 

¡55.000!

La cifra de manifestantes calculada por la policía en la manifestación SOS Mar Menor supone, posiblmente, la mayor movilización popular en la historia de Cartagena con miles de personas que están hartas de palabras y exigen a las autoridades hechos inmediatos para salvar a la ‘laguna salada’ y a sus pueblos. Los organizadores proclaman que sólo ha sido el principio y que seguirán las actuaciones para obligar a unos políticos que consideran los principales responsable de la grave situación.


Cuarenta y cinco minutos antes del inicio de la manifestación hemos llegado a la ciudad de Cartagena y nos encontramos con una retención de vehículos por la entrada de la autovía casi a la altura del polígono Cabezo Beaza. No era normal y tenía que tener un motivo: la manifestación SOS Mar Menor y las personas que llegaban desde diversos puntos de la comarca. Poco después observamos como la calle ubicada entre la parte posterior d de la Asamblea Regional y el colegio de Maristas estaba habilitada para la llegada de, al menos, una veintena de autobuses. No era una tarde cualquiera para la ciudad y así ha quedado demostrado cuando miles y miles de personas se han congregado en la Alameda de San Antón, punto de partida.



Cuando la cabeza de la marcha ha comenzado a andar y ha alcanzado la plaza de España, toda la Alameda estaba cubierta de manifestantes, que incluso llegaban al barrio de San Antón. El cálculo ya ofrecía una cifra espectacular. Si la avenida tiene un kilómetro de longitud y diez metros de ancho… Y si a eso sumamos las centenares de personas que estaban en la zona peatonal, estamos hablando de algo histórico.  Ciento un minutos ha tardado en alcanzar la cola de la manifestación el lugar de donde partió la cabeza y cuando éstos llegaron a la Asamblea Regional, todavía habían personas en la Alameda.

Cincuenta y cinco mil personas han calculado la Policía Nacional y la Policía Local en lo que respecta a la asistencia. Estamos hablando, salvo error u omisión (s.e.u.o.), de la mayor movilización que ha acogido la ciudad de Cartagena en su historia, superando las que décadas atrás se llevaron a cabo con motivo de la reclamación de la provincialidad, la contaminación y la reapertura hospitalaria del Rosell. En esta ocasión bien es cierto que han llegado ‘refuerzos’ de otras tierras, pues hemos visto personas de Lorca, Murcia, San Pedro del Pinatar, La Unión, Los Alcázares… Muchísima gente.

Cuando hemos llegado a la cola, hemos enfilado hacia la Asamblea Regional por calles paralelas. Hemos observados que en esas vías la normalidad era total, con muchos viandantes y terrazas ocupadas. Nos ha quedado la sensación de que la movilización principal ha sido desde muy dispares lugares del municipio por encima de los ciudadanos urbanos. El caso es que al final 55.000 ‘marmenorenses’ supone casi más población que los residentes habituales del casco urbano. Impresionante.



Los organizadores no querían ver pancartas de partidos políticos y salvo los del PCE, se ha cumplido el deseo. Sí han estado bastantes políticos entre los locales, los autonómicos y los nacionales (quizás alguno entendía que acudir a la manifestación 'beatificaba' y que los mensajes no iban hacia él), pues también se han visto integrantes de las listas de las elecciones generales del 10 de noviembre y a uno de los fundadores de Podemos, Juan Carlos Monedero. Cabe destacar la presencia de dos exministras, como son Elvira Rodríguez (PP) y Cristina Narbona (PSOE). Esta última, actual presidenta nacional de la formación socialista, ha sido agraviada por el asunto del Mar Menor en algún momento y asegura que el Gobierno de España tiene clara la hoja de ruta en ese asunto. También ha estado el responsable regional de Medio Ambiente, Antonio Luengo (PP), como veraneante en San Javier y bañista del Mar Menor, según anunciaba quien asegura que se han hecho cosas, pero reconociendo que no han sido suficientes. Al ver a tanto político, la sensación que nos deja es que nadie quiere darse por aludido por esta manifestación y que, tras los errores heredados y propios, están ahora más con el ‘te toca a ti’ (en referencia que si las competencias son más autonómicas o nacionales) que con el ‘voy a hacer de verdad’. Vamos, que si fuera por sus discursos, habría que recurrir a aquello de ‘entre todos la mataron y ella sola se murió’.  Las pancartas han dejado claro el malestar con todos (y con sus subidas de sueldo) y en varios momentos se pedían dimisiones, siendo el más coreado el presidente autonómico, López Miras.

Nombrar todos los mensajes de las pancartas sería interminable y para ello el lector tiene nuestra macrogalería de fotos, que es la manera más fiel de sentir sus contenidos. Lo cierto es que no ha quedado ‘títere (político, en este caso) con cabeza’ y que el malestar es máximo, alcanzando el mismo también a la Confederación Hidrográfica del Segura.  

La cita no sólo se ha reducido al Mar Menor, pues han tenido hueco la autovía del Reguerón y, entre otros casos, el lamentable caso de la Bahía de Portmán, el mayor atentado ecológico del Mediterráneo y al que los políticos aún no han dado solución después de tres décadas. En varios momentos se ha puesto como ejemplo de lo que pudiera pasar con el Mar Menor si no se actúa ya con decisión o ‘valentía’, como uno de los manifestantes demandaba a los políticos.

El ambiente era de fiesta entre personas de muy variadas edades y no es para menos cuando es el pueblo el que dice ‘estoy aquí’. Tamboradas, barcas, caballitos de mar, espinas de pez gigantesca, un ataud… y mucho cántico. Y hemos observado a manifestantes individuales, en pareja y en grupos, como el club de balonmano, los carthagineses Honderos Baleares y varios centros docentes, entre otros.



El epílogo ha tenido lugar ante la Asamblea Regional, donde ha sido imposible acoger a todos los manifestantes. Han subido al escenario los representantes de los colectivos organizadores: Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca, Pacto por el Mar Menor, Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar, Ecologistas en Acción y ANSE. El manifiesto ha sido leído por la escritora María Dueñas y por Celia Martínez, Sonia Vera e Irene Liarte, en representación de los convocantes.

¿Y ahora qué? Es la pregunta que hemos trasladado a Pedro García, de ANSE, y a Leandro Sánchez, de FAVCAC. El primero mantiene su fe en las movilizaciones del pueblo, recordando que se han conseguido muchas cosas, como la paralización de Novo Carthago, por poner un ejemplo, y ahora considera que será clave el partido que gobierne a nivel nacional tras el 10N. El presidente de la Federación Vecinal, por su parte, tiene claro que ya ha quedado claro quiénes son los responsables de la actual situación (“agricultores, constructores y especialmente los políticos”), afirma que esta manifestación no era “el final, sino el principio” y que las siguientes actuaciones no estarán pendientes de lo que digan los políticos, sino que se llevarán a cabo hasta que se solucione totalmente el problema.

El ‘SOS Mar Menor’ ha ofrecido su más sonoro grito que no sólo se ha escuchado a nivel comarcal, pues emisoras regionales de radio han efectuado conexiones en directo (destacar el desliegue de Onda Regional) y la noticia también ha merecido salir en espacio televisivos como ‘España Directo’ de TVE1, por poner un ejemplo. El eco de la situación se ha propagado, ahora falta que los ‘doctores’ saquen al enfermo de su ¿agonía?.