• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

 

  

Buscar.

 

 

Elorrieta lleva al Palacio Consistorial su exposición 'Oxide Lover'

La sala de exposiciones del Palacio Consistorial acogerá la colección propia 'Oxide Lover' de Fernando Sáenz de Elorrieta, cuyo fin y principio es el propio artista, quien la describe como un retrato irrepresentable a la par que hiperrepresentado, donde el mito es invención y certeza.


Será este miércoles día 23 de octubre a las 19.30 horas cuando tenga lugar la inauguración de esta muestra en la que el autor ha construido una senda iniciática con aspectos que tienen que ver con el cuerpo, la psique y la intimidad, con líneas y curvas componiendo estructuras.

El trabajo de Fernando Sáenz de Elorrieta es a la vez culminación y transgresión de un tipo de escultura que hunde sus raíces en el novecentismo español y en el formalismo internacional, consignando al acto creativo la misión de desmontar la realidad y volverla a construir. También bebe de la tradición clasicista, lo que explica la cualidad en algunas de sus creaciones de los caracteres propios de la estatuaria clásica.

La muestra invita a transitarla hasta el final, ejemplo del reconocimiento de Sáenz de Elorrieta como arquitecto de una obra donde la estética, la metafísica y el sentido se funden en el alto horno de la propia creatividad.

'Oxide Lover' se podrá visitar hasta el 30 de noviembre de lunes a sábado en horario de mañana a partir de las 10h hasta las 13.30h y de tarde de 17h a 19h, domingos y festivos de 10h a 13.30h y lunes cerrado excepto cruceros.

SOBRE FERNANDO PLÁCIDO SÁENZ DE ELORRIETA

Se inicia en el mundo del arte a edad muy temprana, ganando su primer premio a la edad de 10 años, mientras que lo hizo en la escultura en 1995 tomando clases en la Universidad Popular de Cartagena pero también de forma autodidacta a partir de la finalización de sus estudios y basándose en sus numerosos viajes por numerosos países de todos los continentes, marcándole especialmente su larga estancia en La Antártida, de donde viene su fijación por el mundo del mar.

Su gran pasión el mar viene también dada por su afición por el buceo, siendo buceador profesional de primera clase desde el año 86, de ahí la influencia en su obra del mundo marino en especial los peces, que forman una gran parte de sus esculturas en acero inoxidable.

En Cartagena destaca entre sus obras su Cola de Ballena, el Monumento al soldado de reemplazo, el Flautista de Hammelin, el Buzo, y los Velámenes en La Manga del Mar Menor. Su elenco de exposiciones es muy numeroso, superando las 160 exposiciones tanto en España como en el extranjero en países como Francia, Italia, Inglaterra y China. Actualmente se encuentra en plena inmersión en el mundo del diseño, tanto en joyería, bolsos, ropa y muebles de autor.