El fuego sagrado saldrá por primera vez de las murallas de la ciudad

La llama llegará el 20 de septiembre, fecha de inicio de la XXX edición de Carthagineses y Romanos, tras salir desde Los Alcázares y pasar por diversas poblaciones, como Punta Brava, Los Urrutias, El Algar, La Unión y Vista Alegre, entre otras, llegando a Cartagena, donde encenderá el pebetero del cerro del Molinete, a donde regresa.


'Iter Ignis' (El viaje del fuego) es la primera novedad que ofrecerá la Federación de Tropas y Legiones la trigésima edición de las históricas fiestas, siendo la primera ocasión en que la llama sagrada no se limita sólo al interior de la ciudad.

A las 15.20 horas del viernes inaugural de las fiestas, la llama partirá de Los Alcázares con un grupo de festeros que avanzarán a ritmo de carrera no competitiva, habiéndose previsto un total de veinte relevos de la antorcha. Entre otros puntos, figuran la entrada de Punta Brava (16.05 horas), centro de Los Urrutias (16.20), Finca El Pino (16.35) y salida de El Algar (17.05), dentro del municipio de Cartagena, adentrándose después en territorio de La Unión, donde efectuará tres relevos, para a las 17.45 horas, en La Esperanza, regresar a terreno de Cartagena, continuando por Los Partidarios (17.55), Alumbres (18.05), Abrevadero (18.15), Vista Alegre (18.25), rotonda del Parque de Seguridad (18.35) y Puertas de San José (18.50), estando previsto que entre las siete y las siete y media de la tarde ilumine el pebetero del Molinete. Se ha calculado que el viaje del fuego dure unas tres horas y media, llevándose a cabo los relevos cada diez minutos.   

El encendido del fuego sagrado ha tenido diversas variaciones a lo largo de la historia festera, pues ha pasado por estar junto al campamento, junto al Palacio Consistorial, en la Linterna del Parque de Torres y el cerro del Molinente, además de el Puerto, donde estuvo en la pasada década y en la edición 29, regresando ahora al Molinete. En esta ocasión también varía la llegada, que hasta 2017 lo hacía por mar y en 2018 tuvo como punto de partida el Molinete. El objetivo con el que Tropas y Legiones ha llevado a cabo esta variación es 'conquistar' para las fiestas a más vecinos del amplio territorio cartagenero y a otros de municipios colindantes, llamando la atención del inicio de los históricos festejos.