Cuando Roma es un festín

El Senado volvió a llenar la Vía Escipión de viandas y brebajes para representar la fiesta que las mujeres romanas organizaban hace más de dos mil años para despedir a los hombres que marchaban a la guerra.


Migas, encurtidos, embutidos, dátiles con miel, michirones o mulsum, el vino del Imperio Romano, fueron ofrecidos a festeros y visitantes por parte de las legiones romanas en el tradicional Feria Latino que acogió el campamento.

GALERÍA DE FOTOS