• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

 

  

Buscar.

 

 

Espectacular respuesta policial a una macro pelea en los terrenos de la Rambla

Cinco coches de la Policía Local y uno de la Policía Nacional pudieron verse anoche, sobre las tres menos cuarto de la mañana, salir con rapidez hacia desde el campamento festero hacia los terrenos próximos a la gran aldea de Carthagineses y Romanos, debido a una gran pelea que se estaba produciendo en esos momentos.

  • Denuncian en el Punto Violeta que echaron de un recinto romano a dos chicas por estar besándose
  • Piden sanciones para los recintos que no respeten el horario de inicio de la música de madrugada

El incidente tuvo lugar cerca de donde se ha instalado la plaza de toros que acogerá el domingo el Circo Romano y es la zona donde durante las fiestas eligen los jóvenes para el botelleo. Llamó la atención esa reacción policial, tanto por la rapidez como por el número de efectivos.  

Por lo que hemos podido ver y conocer, los incidentes están teniendo lugar precisamente en ese área, mientras que dentro del campamento festero son mínimos y cuando se suelen producir es ya a altas horas de la madrugada.


Por otro lado, indicar que en la primera mitad de las fiestas apenas se han registrado incidencias relacionadas con asuntos de violencia de género o discriminación. Sólo hemos tenido constancia de una denuncia que efectuaron en el Punto Violeta, según nos apuntaron testigos, porque en un recinto de la calle romana una pareja de chicas que se estaba besando fue expulsada. No hemos podido conocer si esa acción la llevó a cabo algún dirigente de la legión u otra persona que en esos momentos estuviera en el lugar. 


Por último, indicar que esta redacción ha recibido algunas quejas de visitantes al campamento respecto a que algunos grupos (tres, al menos) no respetaron anoche que el horario de la música no empezase hasta la una, en lugar de la medianoche como sucede cuando no es víspera de sábado o festivo. Estas personas abogan porque se apliquen sanciones para respetar la barrera que la música supone entre el período en que el campamento se presta a cenas, tertulias y celebración de actos de tropas y legiones con su transformación en macrodiscoteca.