La Manga ‘typical’

El ambiente típico de verano ha vuelto a invadir, un año más, el principal foco turístico estival de la Costa Cálida. La novedad son algunas mascarillas en los rostros de algunos viandantes y, en general, los bañistas guardan las distancias en la arena de playa, siendo utilizada la costa del ‘Mar Mayor’ mucho más que la del Mar Menor.

Hace unos meses, cuando llegó el coronavirus y fuimos confinados, muchos temían por la temporada de verano y pocos creían que las playas volverían a tener el ambiente de otros años. La realidad es distinta. Si hay una disminución de personas no es muy importante, por lo menos en lo observado en este primer fin de semana de julio, cuando una buena parte de los españoles se han tomado vacaciones.   



En las playas existe cierto contraste. Parece que el Mar Menor atrae menos, muy posiblemente por su controvertido estado, aunque en esta zona norte el panorama sea mucho mejor que en el castigado arco sur. En cambio, en la costa del Mediterráneo la afluencia es muy importante. Aunque la fotografía que ofrecemos parezca que existe aglomeración, no es así. Es la perspectiva lateral la que ofrece esa sensación, pues, en general, observamos que los bañistas respetan las distancias recomendadas por las autoridades sanitarias y políticas. Imprudentes hay (y habrá) y más entre tanta gente, pero, en general, se nota que la mayoría tiene muy presente al coronavirus y son personas responsables con sus seres queridos y con los demás.



La vida también es muy visible en las diferentes avenidas y cafeterías, al igual que en la densidad del tráfico. Es la típica visión de La Manga en verano que todos conocemos.