Una plaza-balcón al 'mar mayor' con honores a la AGA

Se ha inaugurado un espacio de 1.500 metros cuadrados, de los que 400 gozan de sombra, ubicado cerca del Galúa y frente a la urbanización ‘Sol y Mar’. Dispone de plataformas-miradores que propician la estancia y las vistas de la mayor parte de La Manga desde la zona rocosa. Los miradores están unidos entre sí y se podrá llegar hasta la arena de la playa gracias a unas tarimas de madera. Esta plaza que lleva el nombre de la Academia General del Aire ha supuesto una inversión de 786.772 euros cofinanciada al 80% por los Fondos de Desarrollo Regional (Feder) y el 20% restante por la Comunidad Autónoma.

El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, inauguró hoy la nueva plaza al mar en el entorno del Galúa, en La Manga del Mar Menor, “un espacio que revitaliza la fachada marítima de esta zona  y con el que se  pone en valor este entorno natural único y de alto valor paisajístico en la Región de Murcia, España y Europa”. Se trata de una zona que llevará el nombre de la Academia General de Aire (AGA), “tal y como se ha comprometido el Ayuntamiento de Cartagena, lo que viene a reconocer el arraigo de esta institución en toda la Región y supone un homenaje a los que nos dejaron muy cerca de aquí”, aseguró López Miras.


 
“Esta actuación da el protagonismo absoluto al ciudadano al que le abrimos un nuevo espacio de estancia y disfrute, y al que le brindamos nuevas posibilidades de paseo accesible”, dijo el jefe del Ejecutivo autonómico, quien subrayó que  “ponemos en valor este espacio, situado en primera línea de costa, que abre la zona urbana hacia al mar y lo hacemos para destinarlo en exclusiva al peatón al que le ofrecemos las mejores vistas de La Manga”.


 
La obra se enmarca en la iniciativa regional ‘La Manga 365’, una Estrategia Europea de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (DUSI), y ha supuesto una inversión de 786.772 euros cofinanciada al 80 por ciento por los Fondos de Desarrollo Regional (Feder) y el 20 por ciento restante por la Comunidad Autónoma. En este sentido, López Miras destacó que la actuación va en sintonía con las políticas de apertura de las ciudades europeas a los viandantes, por lo que esta obra “es una manera de hacer Europa”.
 
1.500 metros cuadrados de miradores al mar
La nueva plaza al mar del Galúa es una de las actuaciones del eje denominado ‘La Manga se disfruta’, que tiene el objetivo de conservar y proteger el medio ambiente y promover la eficiencia de recursos. El objetivo final de esta iniciativa europea es crear espacios confortables y humanizados y proporcionar nuevas herramientas para crear una ‘nueva Manga’ en el ámbito turístico, social y medioambiental que propicie la oferta de servicios de este enclave singular durante los 365 días del año.


 
En concreto, la actuación que se ha llevado a cabo en el último año ha consistido en la remodelación del entorno del hotel Galúa para adecuarlo como una plaza al mar de 1.500 metros cuadrados, integrando los espacios libres entre las edificaciones y las distintas infraestructuras, mejorando así su calidad paisajística.


 
La actuación ha consistido en la construcción de un itinerario peatonal continuo y accesible con el objetivo de mejorar la conexión del litoral, en la que destaca la creación de un graderío con bancos de madera y escaleras de piedra natural para permitir la estancia y el acceso al paseo peatonal junto al mar. Se ha habilitado una superficie de 400 metros cuadrados de zonas de sombra y espacios verdes para lo cual se ha dispuesto de una pérgola, y también se han plantado árboles e islas verdes. Además, se ha instalado una nueva iluminación con 43 nuevos puntos de luz LED y mobiliario urbano.
 
Así, se han construido una serie de plataformas-miradores que propician la estancia y las vistas de la mayor parte de La Manga desde la zona rocosa junto al hotel Galúa, cuya cota es la más elevada y está situada junto a la escollera existente. Estos miradores están unidos entre sí y se podrá llegar hasta la arena de la playa gracias a unas tarimas de madera.


 
De este modo, la plaza al mar conecta las calles Camino Proa y Camino Rompiente para dar continuidad a la zona de paseo. En Camino Proa se permitirá el tráfico rodado de una manera controlada y en el vial Camino Rompiente se habilitarán aparcamientos junto a los edificios, al objeto de liberar el espacio ocupado actualmente por los coches junto a la costa.
* Texto remitido en el que se respeta íntegramente contenido, redacción y ortografía, salvo en el titular y en la entradilla del artículo