Obituario: José Castelló Ferrer

Ha fallecido en Cartagena, a la edad de noventa y un años de edad. Se trata de una persona que ha dejado huella en varios terrenos de esta ciudad, como la Semana Santa, el fútbol y la actividad comercial.

En la foto se ve a José Castelló a la derecha del lector, cuando proclamó en junio de 2019, como presidente de la junta electoral, a Juan Carlos de la Cerra hermano mayor tras ser quien más votos recibió


José Castellón Ferrer fue, entre otros cargos procesionistas, durante quince años presidente de la agrupación de la Virgen del Primer Dolor, donde fue elegido ‘Presidente de honor’. En la Cofradía California, era uno de los mayordomos más veteranos de la hermandad. También fue elegido en el año 1989 como Procesionista del Año de Cartagena.

Su vida procesionista la inició en los granaderos, donde desfiló de joven y fue pasando por casi todos los cargos de la directiva. Fue durante muchos años presidente  la Virgen del Primer Dolor e impulsó su salida a hombros. También desempeñó los cargos de mayordomo rector y de protocolo en la Cofradía California.
Ha muerto como consecuencia de un ictus cerebal que sufrío la semana pasada. No por coronavirus. Durante muchos años regentó la  zapatería de Calzados el Gallo, el negocio familiar, situado en la esquina de Duque con Caridad.

Su última aparición pública fue en la elección del premio procesionista del año 2020 hace unas semanas, de cuyo jurado era miembro.

En el balompié, era el socio número 1 del Fútbol Cartagena. En cuanto a su faceta profesional, alcanzó también popularidad como gerente de un establecimiento ubicado en el cruce de las calles Serreta y Duque, que lucía un gallo que también le daba nombre.

La familia california recuerda que, debido a la pandemia actual del coronavirus, el sepelio será un acto muy restringido a su familia más cercana al que no se puede asistir, por lo que pide una oración a todos por la salvación de su alma. Será enterrado en la más estricta intimidad y amortajado con la túnica california, como era su deseo.