El Ayuntamiento controlará con seguridad privada el aforo de los cementerios

La concejalía de Sanidad del Ayuntamiento de Cartagena acometerá en los próximos días diversas actuaciones en los cementerios municipales de Santa Lucía, San Antón, Alumbres y San Ginés de la Jara para garantizar el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias derivadas de la pandemia del coronavirus con motivo del día de ‘Todos los santos’. También se ha acordado contratar seguridad privada para esas fechas.


De esta forma, en un encuentro presidido por el teniente de alcalde y titular del área, Manuel Padín, junto a técnicos de la Concejalía, Policía Local y dirigentes de las juntas administrativas de los cementerios, se ha acordado llevar a cabo los trabajos necesarios para cumplir con los consejos del Gobierno regional. En este sentido, se habilitará en cada camposanto una puerta de entrada y otra de salida, con su debida señalización, con el fin de evitar la aglomeración de personas en las puertas de las instalaciones.

Asimismo, se ha decidido contratar seguridad para garantizar el aforo de los cementerios, así como evitar aglomeraciones en el interior de los mismos. Este servicio se centrará en el fin de semana del 1 de noviembre, comenzado la vigilancia estrecha sobre las instalaciones del jueves y concluyendo el propio domingo de la festividad. Se trata de una medida complementaria al dispositivo especial de control de las inmediaciones de los camposantos que, cada año, despliega la Policía Local.

También se colocarán mamparas de separación en aquellas oficinas de cementerios que aún no dispongan de ellas para garantizar la seguridad de trabajadores y visitantes que acudan a abonar cualquier recibo. Del mismo modo, se analizarán los grifos de los aseos para adaptarlos a su uso pulsado, para que los usuarios no se vean obligados a tocar los dispensadores con las manos. Finalmente, también se dotará a los camposantos de geles hidroalcohólicos.

Además, se colocará cartelería explicativa en todos los camposantos con el objetivo de que los visitantes estén informados en todo momento de las medidas adoptadas.

RECOMENDACIONES
El Ayuntamiento de Cartagena, a través de la concejalía de Sanidad, se ha puesto manos a la obra para adaptarse a las recomendaciones sanitarias plasmadas en una guía elaborada por la Dirección General de Salud Pública de cara a la celebración del Día de Todos los Santos, el 1 de noviembre.

En primer lugar, se aconseja espaciar en el tiempo al máximo las visitas a los cementerios con motivo de esta festividad, de manera que se eviten las aglomeraciones. Además, Salud Pública establece una serie de medidas que el ayuntamiento hará efectivas en los camposantos municipales durante las próximas semanas.

Entre ellas, destaca la designación de un responsable Covid que se encargue de planificar y organizar los accesos, controlando el horario de apertura y cierre para que la entrada y la salida se haga de forma escalonada, vigilando el aforo y garantizando la distancia mínima de seguridad de un metro y medio.

También se establecerán sistemas de control mediante personal, vallado o señalización para facilitar los accesos y circulación de personas por el cementerio, y se colocarán geles hidroalcohólicos en entradas y salidas, recordando la exigencia del uso de mascarilla en todo momento.

En caso de que se detectara la presencia de síntomas de covid-19 en cualquier persona, se adoptarán de manera inmediata las medidas necesarias para evitar contagios, incluyendo el abandono de las instalaciones.

Además de las recomendaciones dirigidas a los ayuntamientos, Salud Pública también recoge en su guía medidas para la población, sobre todo las personas de riesgo y grupos vulnerables, que habrán de evitar los momentos de mayor afluencia de gente, o aquellos que presenten síntomas de la enfermedad, que no podrán visitar los cementerios.

Ya en el interior del camposanto, hay que respetar la distancia de seguridad, evitar el contacto físico, no hacer grupos de más de seis personas, usar el gel hidroalcohólico y no dejar recipientes con agua, que podrían favorecer la proliferación del mosquito tigre.

Con respecto a las visitas a los panteones familiares, se pide extremar las precauciones, teniendo en cuenta que el número máximo de no convivientes será de una persona por cada 4 metros cuadrados y que los grupos no deben superar el número máximo de integrantes establecido en la normativa y han de guardar siempre la distancia mínima de seguridad de metro y medio.

Por último, en lo que se refiere al uso de los aseos, el aforo también será de una persona por cada 4 metros y a la entrada deberá indicarse el máximo permitido. Habrán de dotarse con grifos y sistema de secado de manos que puedan accionarse de forma no manual, dispensadores con agua y jabón o geles hidroalcohólicos o desinfectantes y papeleras a pedal con tapadera.

* Texto remitido en el que se respeta íntegramente contenido, redacción y ortografía, salvo en el titular y en la entradilla del artículo