El número de mujeres directivas ha disminuido en la Región en los últimos diez años

Escrito por UPCT. 12 de enero de 2021, martes
Un estudio de la UPCT concluye que la brecha salarial entre hombres y mujeres se incrementa en los puestos de menor cualificación. De los más de diecinueve mil directivos de la comunidad aiutónoma, sólo el 24,54% son féminas.


Esta información se desprende de un estudio sobre la segregación laboral de las mujeres en la Región de Murcia realizado en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT). Esta situación, además, ha empeorado en los últimos siete años. La cifra queda lejos de las recomendaciones del Parlamento Europeo y de la Ley de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, que aconsejan que la representación de cada sexo no sea inferior al 40%.
 
Las mujeres se encuentran en una situación de desigualdad según las conclusiones del Trabajo Fin de Máster (TFM) realizado por Paloma Marengo: “Esta situación es compleja y atiende a factores diversos que se pueden explicar a través de la segregación laboral vertical y horizontal, el techo de cristal y la brecha salarial”.
 
Los datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (INE) confirman que la segregación laboral vertical tiene una alta incidencia en el mercado laboral regional. “No sólo hombres y mujeres trabajan predominantemente en sectores diferentes, sino que también hay diferencia en la jerarquía de puestos dentro de las organizaciones. Según los resultados del estudio, ellas tienen una menor participación en la toma de decisiones”, señala Marengo.
 
El TFM, dirigido por lno Martínez, profesora del área de Organización de Empresas, revela que las mujeres “ocupan puestos de trabajo con salarios inferiores, con menor prestigio social y con una tasa elevada de contratos a tiempo parcial. 7 de cada 10 mujeres tenían este tipo de contrato en el año 2018”.
 
La dificultad a la que se enfrentan las mujeres para conciliar la vida laboral y familiar es una de las múltiples razones que explican este fenómeno. Pese a ello, “su situación socioprofesional ha mejorado en los últimos 10 años, ya que se ha incrementado el porcentaje de mujeres que forma parte de la población activa y se ha reducido su temporalidad”.
 
Si bien la brecha salarial entre hombres y mujeres ha disminuido en los últimos 10 años, el salario que perciben las mujeres es casi un 10% inferior al que reciben los hombres en todos los sectores y en todas las ocupaciones. De los resultados arrojados en el estudio, preocupa que la brecha salarial se haya incrementado en las ocupaciones de nivel bajo, que son las que mayormente ocupan las mujeres. Así, mientras las mujeres, en 2008, percibían 1,77 euros menos, en 2018, percibieron 3,06 euros menos de media por hora.
 
En opinión de la investigadora Ino Martínez, del grupo de Administración de Empresas, “las nuevas políticas de igualdad en la retribución laboral propuestas en el Real Decreto 902/2020 de Igualdad Retributiva entre mujeres y hombres podrían mejorar esta situación en los próximos años, favoreciendo la plena igualdad salarial en los empleos de más cualificación”.
 
Respecto a la formación, el 51,31% de las mujeres ocupadas de la Región tiene estudios superiores. Sin embargo, este hecho no se ve reflejado en la posibilidad de acceso a puestos directivos. Esto se debe a las barreras invisibles a las se enfrentan las mujeres que aspiran a puestos de toma de decisiones, según el trabajo cuantitativo realizado durante los últimos ocho meses a partir de bases de datos procedentes de fuentes oficiales.
 
El TFM, calificado con un sobresaliente-10, también evidencia una segregación laboral horizontal en la Región de Murcia al existir una sobrerrepresentación de mujeres en determinadas ramas de actividad, tales como actividades artísticas y empleadas del hogar, actividades financieras y de seguros, administración pública, actividades inmobiliarias y comercio, educación y actividades sanitarias. Sin embargo, la presencia de mujeres ocupadas en los sectores de construcción, industria, agricultura, información y comunicaciones, así como industria manufacturera es muy reducida. Las mujeres se concentran mayoritariamente en áreas relacionadas con los servicios, siendo este sector uno de los más afectados por la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19. Es por ello que las mujeres podrían estar sufriendo en mayor medida los efectos laborales de esta crisis.
 
Por todo lo anterior, y tras 10 años de implantación de la Ley 3/2007, de igualdad efectiva de mujeres y hombres, se considera importante contar con una mayor participación de mujeres referentes en empleos masculinizados para que su ejemplo ayude a las jóvenes a realizar estudios STEM o formarse en áreas menos feminizadas. La mayor visibilidad de mujeres directivas y empresarias podría ayudar a las empresas a promocionar a empleadas a puestos directivos, reduciendo la importante segregación vertical, y facilitando la presencia femenina en el diseño estratégico y en la toma de decisiones.
 
La temática abordada demuestra que es imprescindible que exista una mayor conciencia por parte de los empleadores y responsables de selección de personal, ya que en gran medida son los responsables de perpetuar estas diferencias y estereotipos que perjudican a la mujer. También es importante seguir trabajando en políticas que ayuden a la eliminación de la brecha salarial y a la conciliación laboral y familiar. Por último, es conveniente contar con un mayor número de programas de mujeres mentoras en la Región.
 
Paloma Marengo (Córdoba, Argentina) llegó a la Región en 2018 a través del programa Golondrina, que beca a los murcianos y sus descendientes residentes en el exterior, otorgándoles la oportunidad de viajar a Murcia por motivos académicos. En la UPCT, ha sido alumna del Máster en Administración y Dirección de Empresas (MBA) en el curso 2019/2020.
* Texto remitido en el que se respeta el contenido íntegro, la redacción y la ortografía, con excepción del titular y de la entradilla del artículo
powered by social2s