Disconformidad sanitaria

La vocalía MIR muestra su rechazo a las medidas tomadas por recursos humanos del Servicio Murciano de Salud que modifican y amplían las medidas de contingencia sobre determinados aspectos que afectan al personal residente de hospitales en relación con la pandemia.


La Vocalía de Médicos en Formación del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de la Región de Murcia muestra su disconformidad con las medidas arbitrarias y no consensuadas con los representantes de los trabajadores que se encuentran en formación sanitaria especializada, tomadas desde la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Murciano de Salud (SMS) a través de una instrucción por la que se modifican y amplían las medidas de contingencia sobre determinados aspectos que afectan al personal residente en relación con la pandemia por COVID-19.

Hemos de recordar que ya en la primera ola de esta pandemia y ante la incertidumbre de aquel momento, se dictaminó que todos los residentes de las distintas especialidades de la Región de Murcia debían cancelar sus rotaciones y volver a sus servicios para apoyarlos.
Desgraciadamente y tras haber pasado entre medias una segunda ola, nos encontramos de nuevo inmersos en una nueva ola de esta pandemia que requiere el esfuerzo de todos.

A día de hoy, 9 meses después de la primera ola, aún no se han elaborado planes de contingencia estructurados para suplir las deficiencias asistenciales y se vuelven a desmantelar los planes formativos en pro de salvaguardar una evidente carencia estructural y asistencial. El SMS, sin haber analizado las necesidades reales y los medios disponibles de cada servicio, vuelve a obligar a su personal en FORMACIÓN a abandonar sus rotaciones para suplir las mencionadas deficiencias de este sistema de salud.

Recordamos que la Formación Sanitaria Especializada es limitada en el tiempo, y tal como refleja un informe reciente de la Organización Médica Colegial de España, este tipo de decisiones ya tienen una repercusión negativa sobre la formación de los futuros especialistas.

Mención especial cabe la Atención Primaria y  sus residentes, principales afectados de esta instrucción, que una vez más son manejados al antojo del SMS y sus directivos, desprestigiando a esta especialidad día a día.


¿Por qué no estamos de acuerdo con estas nuevas directrices?

●    No se han consensuado con los representantes legítimos del personal en formación especializada ni con las Unidades Docentes.
●    No se han analizado las necesidades de cada servicio hospitalario o centro de salud, generalizando dichas medidas a todos los residentes, incidiendo en la Atención Primaria
●    Las labores de rastreo no son específicas de Atención Familiar y Comunitaria.
●    Se continúa menoscabando la formación, no pudiendo cumplir el programa formativo y sin asegurar la posibilidad de recuperación del mismo.
●    Empeoramiento de la calidad asistencial.


¿Qué proponemos?

●    Iniciar contactos con los representantes de los residentes para consensuar medidas. Consideramos fundamental su participación en la toma de decisiones que afecten a la Formación Sanitaria Especializada.
●    Analizar las necesidades de cada servicio así como los medios físicos/técnicos de los que dispone, optimizando la distribución de los residentes.
●    Equidad en la distribución de labores asistenciales y adecuación de las mismas, respetando siempre el acuerdo recientemente firmado.


Como en anteriores ocasiones, los residentes en Formación Sanitaria Especializada estaremos en primera línea, apoyando a nuestros servicios e intentando minimizar los estragos que está causando el coronavirus, pero necesitamos ser escuchados y que este tipo de decisiones vayan acompañadas de medidas correctoras que solventen los déficits que ya presenta nuestra formación como especialistas.
* Texto remitido en el que se respeta el contenido íntegro, la redacción y la ortografía, con excepción del titular y de la entradilla del artículo