Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


Dolores Agüera Olivo rompe moldes al ser elegida presidenta del Ósculo

La primera mujer que ocupa el máximo cargo de la agrupación california entró, sin haber tenido precedentes familiares, en la Semana Santa con 18 años de edad como dama portapasos de la ‘Despedida de Jesús a la Virgen’ y después ha ocupado diversos papeles a nivel de calle y en la directiva. Ahora, tras ser proclamada por aclamación, se fija entre sus objetivos la integración e implicación de los jóvenes.



El pasado sábado tuvo lugar la culminación del proceso electoral de la Agrupación del Ósculo de la Cofradía de Cristo del Prendimiento. Tres eran los procesionistas que formaban la terna elegida una semana antes, pero dos de ellos, Rafael Ruiz Manteca y Juan Antonio Martínez Miñarro, decidieron renunciar y quedó como única aspirante Dolores Agüera Olivo, siendo elegida por los hermanos del Ósculo por aclamación.

¿Por qué decidió dar este paso?, le preguntamos a la recién elegida mandataria. “Primero fueron los compañeros quienes me animaron y después, tras salir en la terna, me animé aún más yo”, expone. La nueva titular de la presidencia de la agrupación que representa ‘el beso’ de Judas a Jesús en el Huerto de los Olivos se ha convertido en la primera mujer que ocupa este cargo. “Por desgracia es noticia, pues debería ser normal que hombre o mujer ocupen cualquier cargo, pero, dada la situación, también es otro paso hacia lo que debe ser la normalidad”, expresa quien formó parte del grupo fundacional de las primeras damas portapasos de la Semana Santa de Cartagena, que se estrenaron en 1998 llevando al grupo de ‘La despedida de Jesús de la Virgen’, de la agrupación del Ósculo. Dolores tenía 18 años de edad y se estrenaba como procesionista sin haber tenido precedentes en su familia. Después fue penitente, vara y directiva del grupo. “Cada vez me he ido liando más”, dice en tono simpático en torno a una labor en la que siempre ha respondido dada su ilusión y capacidad. Hace una década fue captada como directiva por el entonces presidente, Ramón Ros, habiendo ocupado desde hace siete el cargo de tesorera.



Ahora toma el relevo de Rafael Ruiz Manteca como presidenta y le preguntamos sobre sus planes. “La verdad es que todo está sucediendo muy deprisa, por lo que lo primero que tengo que hacer es sentarme y analizar los pasos a dar, desde crear un equipo con gente de confianza como los objetivos a afrontar. Sin embargo, dado que ella es bastante más joven que sus predecesores, si su presidencia puede conllevar el necesario relevo generacional que precisan las procesiones en general y cada uno de sus colectivos, en particular. “Eso lo tengo claro, hay que integrar cada vez a más jóvenes tanto en las agrupaciones como en sus directivas. Son nuestro futuro”. 

Imprimir