"Es necesario dar una solución con urgencia al problema de contaminación de suelos mineros"

La restauración ambiental de espacios contaminados en la Sierra Minera ha sido motivo de una mesa...

Cariño a la madre de los seis dolores

Cariño a la madre de los seis dolores

La Virgen de la Piedad protagonizó la solemne eucaristía oficiada con motivo de su festividad por...

Veintiséis carteles aspiran a ser la imagen del Carnaval 2019

Veintiséis carteles aspiran a ser la imagen del Carnaval 2019

Los aspirantes a ganar el concurso exponen sus trabajos hasta el próximo lunes. Durante este...

El más animado ‘kulunguelé’

El más animado ‘kulunguelé’

La fiesta organizada por el Programa Alraso de la Fundación Ángel Tomás en las instalaciones de...

Hermanamiento bajo la cálida cruz de 'El Zocato'

Hermanamiento bajo la cálida cruz de 'El Zocato'

La agrupación procesionista unionense del Nazareno nombró 'Hermanos de honor' a los ayuntamientos...

  • "Es necesario dar una solución con urgencia al problema de contaminación de suelos mineros"

  • Cariño a la madre de los seis dolores

    Cariño a la madre de los seis dolores

  • Veintiséis carteles aspiran a ser la imagen del Carnaval 2019

    Veintiséis carteles aspiran a ser la imagen del Carnaval 2019

  • El más animado ‘kulunguelé’

    El más animado ‘kulunguelé’

  • Hermanamiento bajo la cálida cruz de 'El Zocato'

    Hermanamiento bajo la cálida cruz de 'El Zocato'

 

  

 

 

 

Medio Ambiente limpia nueve metros cúbicos de plásticos y colillas de los espigones junto al puerto de Tomás Maestre en La Manga

Las brigadas de limpieza del Mar Menor retiraron esta semana un total de nueve metros cúbicos de residuos, fundamentalmente plásticos, papeles y colillas de cigarrillos, de los espigones situados en las inmediaciones del puerto Tomás Maestre, en La Manga del Mar Menor.


Esta actuación, desarrollada tras tener conocimiento del estado de la zona a través de las redes sociales y de la aplicación ‘CONECTAmbiental’, complementa las labores de limpieza y mantenimiento de las playas de la laguna que se ha llevado a cabo durante todo el verano y que han permitido retirar, solo entre el 1 de julio y el 17 de agosto, un total de 743 metros cúbicos de restos orgánicos de algas.

 

En estas tareas han participado cuatro miembros de estas brigadas de limpieza, puestas en marcha hace un año y medio para apoyar a los ayuntamientos y cuyo trabajo se centra en la retirada de basuras, inertes y material biológico en los espacios naturales del Mar Menor y en la línea de costa, así como en la limpieza de la lámina de agua en zonas sensibles.

 

El director general de Medio Ambiente y Mar Menor, Antonio Luengo, destacó que gracias a esta actuación se ha evitado que todos estos residuos, que equivalen a 9.000 litros, lleguen hasta el Mar Menor. “En este caso ha sido muy importante la concienciación ciudadana, que nos ha ayudado a retirar unos residuos que no solo suponían un problema de salud e higiene sino que se podían convertir en un grave problema medioambiental, ya que hay que recordar, por ejemplo, que una sola colilla puede contaminar hasta 10 litros de agua de mar y tarda hasta 10 años en degradarse”, explicó Antonio Luengo.

 

La colaboración y sensibilización de los ciudadanos ha permitido también que esta semana se lleven a cabo nuevas tareas de limpieza de las playas en Los Nietos. Así, y tras tener conocimiento el pasado martes a través de un vecino de la acumulación de algas en la playa entre el club náutico y la zona conocida como Lengua de la Vaca, las brigadas de limpieza empezaron a trabajar el miércoles por la mañana para eliminar esos restos que generaban mal olor y molestias para vecinos y bañistas, así como posibles afecciones a la calidad de las aguas.

 

En este sentido, la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente puso en marcha este verano una campaña de concienciación y sensibilización ambiental para promover actitudes y comportamientos responsables con el medio ambiente. En concreto, se editaron 4.000 folletos con consejos y recomendaciones dirigidos tanto a vecinos, veraneantes y bañistas como a los propietarios y usuarios de embarcaciones.

 

Además de informar sobre los daños que genera arrojar residuos como las colillas y el plástico, el decálogo promovía otros comportamientos sostenibles como no malgastar agua, usar plantas autóctonas en los jardines y abonos ecológicos, no molestar a las especies de fauna y flora de la zona, llevar a los niños a los espacios naturales para que conozcan sus valores ambientales, no arrojar residuos por la borda de las embarcaciones o no arrastrar el ancla para evitar la erosión de los fondos marinos.