Monumento al desinterés

Fue en 2005 cuando la dirección General de Cultura aprobó el proyecto de restauración del Monasterio de San Ginés de la Jara y al año siguiente se firmó el convenio para que lo ejecutase la empresa que iba a construir el proyecto urbanístico Novo Carthago. En 2007 fue aprobada la licencia de obras por el Ayuntamiento de Cartagena. De (muy) vez en cuando se ha visto obrar, pero la realidad es que ahí sigue, como otra de las grandes asignaturas pendientes.


Los trabajos de rehabilitación por parte de Hansa Urbana comenzaron en 2012 y se han efectuado de forma irregular e incompleta. En 2018 se indicaba que un año más tarde estarían concluidas. No ha sido así.
 
Tampoco avanza el anuncio que efectuaron Comunidad Autónoma y Ayuntamiento de habilitar visitas a este BIC, especialmente los espacios rehabilitados, como el claustro y varias estancias.

El abandono se extiende a las próximas ermistas del Monte Miral.