Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


Emoción y júbilo entre el lamento californio

La cofradía no pudo sacar anoche su magna procesión, situación que no sufría desde 1981, y que en esta ocasión coincide con la celebración del 275 aniversario de la hermandad y el 75 de cuando llegó la imagen de la Virgen del Primer Dolor, quien, sin embargo, no faltó al encuentro con una impresionante aglomeración de fieles ante Santa María, en un acto en el que también estuvo el Cristo del Prendimiento. Oración, algo de lluvia, Salve y hasta cinco entradas y salidas del templo se sucedieron en una intensa media hora.

📸 GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



No hubo procesión debido a que la lluvia que obligó a cerrar de forma precipitadas las procesiones en la Cartagena de 2019 no ha querido perderse la recuperación de estas señaladas fiestas. Esta vez los afectados con los californios, quienes apuraron opciones hasta que, finalmente, tuvieron que optar por la cancelación. Para suavizar ese lamento, decidieron llevar a cabo unos actos con el pueblo. Primero fue abrir a las 20 horas la iglesia para que se pudieran contemplar los tronos con la iluminación encendida, como cuando están en la calle. Estas imágenes las hemos añadido al artículo de la ‘Procesión estática del Miércoles Santo’: pinchar aquí

La otra iniciativa fue sacar a la imagen de su titular, Cristo del Prendimiento, y a la Virgen del Primer Dolor a la calle, frente a la iglesia. Al aparecer por la rampa, una impresionante ovación de miles de personas al unísono los recibió. Antes ambos, el capellán encarnado, Francisco de Asís Pagán, ofreció una oración a ambos, entre las que pidió por el cese de la guerra. Además, José Cayuela ofreció sendas saetas a ambas imágenes, que eran elevadas a hombros, sin vestuario procesionista, por sus portapasos.



Después el Cristo se retiró y quedó la Virgen ‘escuchando’ la Salve Popular. Iba a ser a las once de la noche, pero como habían caído unas gotas, se aceleró el acto. Las ovaciones se sucedían y continuaron cada vez que iba a meterse totalmente en la iglesia y volvía aparecer. Así hasta cinco veces entre el júbilo popular y los ‘vivas’.

De forma paralela, el piquete militar pasó en dos ocasiones en marcha marcial rindieron honores a la Virgen. Fue una noche de lamento por la ausencia de la gran noche de los corazones californios, pero también una noche de intensa emoción.

Entre los asistentes se encontraban los hermanos mayores de las otras tres cofradías principales de Cartagena, entre ellos los de las hermandades marraja y del Resucitado, quien, a buen seguro, le resultaría muy familiar la situación por lo que ellos sufrieron en 2019. También estuvo el vicario de Cartagena, José Abellán; el pregonero, la nazarena mayor, el procesionista del año, la alcaldesa (Noelia Arroyo), el presidente autonómico (López Miras), el concejal Juan Pedro Torralba… Fue una noche para no olvidar, pero, curiosamente, también para desear que no se repita.



Por cierto, una particular ‘postdata’. Hubo miles de personas y la gran mayoría llevaba mascarilla, pero faltaban muchos. La consecuencia es que los contagios han comenzado a elevar la curva en la Región de Murcia. Está visto que las aglomeraciones no se evitan, por lo que la mascarilla debe ser indispensable. Así lo marca el sentido común.         


AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA



 

Imprimir