La Inmaculada recupera su ‘paseo’ con un masivo respaldo de los vecinos del Barrio de la Concepción

          Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


La Inmaculada recupera su ‘paseo’ con un masivo respaldo de los vecinos del Barrio de la Concepción

Unas cuatrocientas personas, quizás más, arroparon en la tarde de ayer a la imagen, que volvía a salir de su templo para recorrer su pueblo (con parada en el ‘Hogar de los ancianos’), en una intensa jornada que por la mañana incluyó la entrega de ofrendas y que tuvo la novedad de los ‘Heraldos del Evangelio’, llegados de Madrid. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Los fieles de la Inmaculada de la Concepción del popular y castizo barrio cartagenero de ‘Quitapellejos’ se han volcado con el regreso de la procesión de su patrona. Ya mostraron ese aumento de interés en las jornadas del novenario previo, pero fue especialmente visible durante el miércoles, día de la festividad.



Por la mañana, tuvo lugar la ofrenda floral a la imagen dentro de su iglesia, en un acto que contó con la presencia de ‘Heraldos del Evangelio’ (también conocidos como ‘Caballeros de la Virgen’) llegados de Madrid tras invitación del párroco, Antonio Carpena.



Protagonista también fue la banda de cornetas y tambores ‘Jóvenes del Mar Menor’, de Los Nietos, que siguen con su vínculo con la Virgen, a la que rindieron honores en un momento determinado de la mañana entrando en la iglesia, para por la tarde encabezar la procesión, que recorrió el barrio.



Un momento especial fue la tradicional llegada al histórico edificio de las Hermanitas de los Pobres. El trono, llevado por veinticuatro portapasos, se adentró en el jardín para rodear una pequeña glorieta, con alto ante la entrada principal. Las hermanitas y usuarios entregaron un ramo de flores al párroco y después todos los presentes cantaron la Salve, culminando con la elevación del trono entre aplausos y gritos de “¡Viva la Purísima!”.

Después continuó su ruta la Virgen en una jornada muy esperada, tras el paréntesis pandémico del pasado año, y que, como también percibía el párroco, ha aumentado la presencia de acompañantes con la patrona.

Imprimir