Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


El Encuentro se reubica en La Palma

Las procesiones se recuperan en el pueblo cartagenero con un desfile que varió el recorrido que llevaba a cabo antes de comenzar la pandemia y que derivó en la ubicación por primera vez ante la fachada de la tricentenaria iglesia de Santa Florentina de un encuentro entre el Crucificado y la Dolorosa, del que fueron testigos un elevado número de palmesanos.

📸  GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



La pasión periférica de la ciudad de Cartagena tiene muchos y variados encantos dentro de su humildad. Un ejemplo es el esfuerzo que se lleva a cabo en La Palma, donde tienen lugar dos cortejos pasionarios en Semana Santa, a los que los vecinos y residentes en pueblos próximos responden con una importante presencia.



La iglesia de Santa Florentina es el punto de partida de Cristo crucificado y de la Virgen de los Dolores. El primero marcha arropado por penitentes con túnica rojo y capaz y capuz blanco, además de portapasos con ropa encarnada. La segunda, con todas las mujeres que la acompañan y la llevan envueltas en vestuario azul. También destacar la presencia de algunos chavales (el más pequeño de 4 años de edad), que deben ser los paladines de salvaguardar esta tradición en el mañana.



Este año el recorrido es distinto, al igual que el final tras recorrer el pueblo. Ambos tercios han llegado encadenados, pero en la plaza se separan, rodeando el Cristo una manzana para coger la calle con la que llegará ante la fachada de la iglesia encarado a su madre. La diferencia con respecto a lo que se hacía hasta 2019 es que el encuentro tenía lugar en una esquina próxima a la iglesia, no delante.

Tras una palabras del párroco, Pedro García Casas, el Cristo es elevado ‘al cielo’ por sus portadores, mientras que la Virgen se arrodilla delante en señal de reverencia. Después, las saetas que ha jalonado el recorrido tienen su capítulo final y, entre aplausos, ambos tronos vuelven al interior del templo en el que se le rinde devoción durante todo el año.



Destacar la presencia en el cortejo del concejal Enrique Pérez Abellán, del presidente de la asociación de vecinos de La Palma (Ángel Mateo González) y de la vocal de MC en la junta vecinal (Toñi Pérez).

Ha sido una estupenda recuperación de las procesiones en Martes Santo, tanto por el buenhacer de sus protagonistas como por haber sacado de sus hogares a un alto número de personas. Ahora queda la segunda y última procesión, que es también la más singular, pues es la única en la Región de Murcia que se adentra dentro de un cementerio. Tendrá lugar el Viernes Santo a la medianoche.



 

Imprimir