Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


Flipante noche de carcajadas

El Comandante Lara y sus dos lugartenientes se quedaron “maravillados” al ver en la grada del Parque Torres a más de mil quinientas personas, quienes disfrutaron de un carrusel de risas incesante durante cien minutos en lo que ha sido el primer lleno absoluto del ciclo de las ‘Noche de sal’, que anoche comenzó su edición 2022 bajo la organización de  la concejalía de Festejos. “Hemos tenido la sensación de estar ante una grada de un estadio de fútbol”, expresó el cómico jerezano a Cartagena de Hoy (Cartagena de Fiestas)

📸  GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



El (buen) humor es sano y tiene un enorme poder de atracción. Para unos es una evasión al diario run-run de subida de precios, guerras, incendios, etc. y para otros es una ‘droga’ que revitaliza y nos ayuda a ser mejores. Por fas o por nefas, el caso es que son muchos los que quieren inyectarse buenas dosis y un ejemplo estuvo anoche en la grada del auditorio ‘Paco Martín ‘ del Parque de Alfonso Torres. El ciclo ‘Noches de sal’ se estrenó con éxito en 2021 y ahora afronta su segunda edición. Comenzar llenando desbordó previsiones, para satisfacción del concejal responsable del área organizadora, Juan Pedro Torralba. “Ha sido una enorme satisfacción ver reírse tanto a los espectadores y el lleno total del auditorio”, expresaba a nuestro periódico quien también estuvo enganchado en todo momento a la risa y que contempló el espectáculo junto a su compañera de gobierno Irene Ruiz, edil de Educación, y al presidente de Hostecar, Juan José López. También hay que destacar que entre las más de mil quinientas almas pudimos ver personas de muy variadas edades y profesiones. El humor no entiende de años ni de clases.

🎥 Vídeo de la entrada en el escenario de los tres artistas: pinchar aquí

Ahora vamos al espectáculo, que, no en vano, es lo que nos llevó a tanta gente al mismo lugar. Lo primero es destacar que es muy difícil mantener un alto nivel de generar risas durante una hora y cuarenta minutos, por lo que tiene mucho mérito este show que forman un trío de muy buenos mosqueteros del humor, pues si el referente es Luis Lara, sus compañeros Jesús Tapia y Vicente Ruídos no le van mucho a la zaga y en absoluto se les puede tildar de teloneros. Son grandes humoristas. La fórmula es la del trío y así llevan unos años. La primera parte del espectáculo (35 minutos) es con los tres ante los micrófonos. Unos ponen ‘los balones’ y otros ‘lo rematan’, pero, sobre todo, se nota que disfrutan y, en ocasiones, hasta les cuesta continuar por la risa que se generan con sus ocurrencias no programadas. Ejemplo anoche fueron las traducciones al idioma anglosajón (?) que efectuó Lara.



Los tres juntos efectuaron un recorrido por gente importante, famosos y famosetes de la vida pública nacional, como Enrique Ponce, Santi Millán, Rociíto, Kiko Rivera, Isabel Pantoja, Nacho Vidal, Vinicius, Eros Ramazoti, Fernando Simón… y, entre otros, Julián Muñoz y la dentadura que le han colocado: “Si le da un bocado a una esquina montan ahí un Mercadona”. No dejaron títere con cabeza de la selección que ofrecieron, salvo los aplausos que pidieron para María del Monte por salir del armario (¿o era del garaje?). También se refirieron a la ‘Isla de las tentaciones’, al popular ‘satisfayer’  y su confusión con un succionador de cera de los oídos y de las mascarillas (“si las dejan más tiempo, mis orejas irían a más y parecería que tengo la cabeza entre paréntesis”).

La clave es referirse a las señas de identidad de conocidos con alusiones exageradas que, cuando el espectador las imagina, no puede contener la risa. Hacer reír no es fácil y ahí si que se precisa inteligencia. Después quedó sólo el Comandante Lara ante los focos y más de tres mil ojos, lo que aprovechó para ofrecer un ‘picharrelato’ de lo que siglos atrás sucedió entre la condesa de Cartagena y el marqués de La Unión. Era el turno de las actuaciones en solitario. Después pasaron el chiclanero Vicente Ruidos, que explicó las variantes de las ‘sentadas en el trono’, y el algecireño Jesús Tapia expuso las desestabilizantes preguntas que los guardias civiles de tráfico nos hacen bastantes veces cuando nos paran: “¿Es usted el conductor?”.  Jesús también hizo una defensa del humor libre, sin cortapisas por motivos ideológicos. “Pablo Iglesia anda como una interrogante con piernas” y “Una vez desenterrados, deberían repartir los restos de Franco por España. Eso se llama franquicias”. Son dos ejemplos con los que acompañó su mensaje.

Y cerró el que más galones tenía, el comandante, quien empezó hablando de su vida sentimental y de su refugio en el porno, donde ofreció un amplio catálogo de películas con títulos tan sugerentes que nadie ha encontrado. Y cuando quedaba un cuarto de hora para despedirse apareció el popular e inmaterial Ramiro, el cuñado de Luis Lara, ese que fue a pasar la ITV andando por le pillaba cerca de casa.

Fueron cien minutos para recordar y hay que felicitar a la concejalía de Festejos por el acierto en la apertura de este ciclo, que ahora continuará con apuestas musicales hasta final de mes. Sin embargo, no cortamos aún este artículo. Hay que hacer varios apuntes. Por un lado, aplauso a los tres por pedir al público, tras unos primeros minutos de actuación, que se olvidasen de los móviles “para vivir el momento” y ovación a los espectadores por hacerlo en un 99,9% (si fuera un cien por cien esto no sería España). Otra nota. El show se llamaba ‘A toda costa’ y llegaron con vestuario de turista de playa, pero ni una alusión a ese marco.

Llegó el final y la evacuación perfecta (por la forma tan ordenada) del auditorio. Por cierto, todo estuvo perfectamente organizado, con personal de ayuda en diferentes puntos y un amplio despliegue de Protección Civil y ambulancia en el exterior ante cualquier eventualidad que pudiese surgir. Cuando las gradas ya se habían vaciado y los tres paladines del humor habían pasado por el camerino, tuvimos la ocasión de hablar con ellos. Estaban muy contentos por esta tercera presencia en los tres últimos años en Cartagena, siendo, quizás, la que más les había impresionado, como quedó reflejando nada más comenzar su actuación y expresar "esto es flipante" al contemplar tanta gente. “Ver la grada llena nos ha hecho sentir que estábamos bajo un graderío abarrotado de un estadio de fútbol, ha sido maravilloso. Lo que hemos experimentado hoy en Cartagena ha sido inefable”, expresaba a nuestro periódico Luis Lara, quien, junto a Jesús Tapia reconocían que les gusta “disfrutar” sobre el escenario y que, muchas veces, se sorprenden unos a otros durante las actuaciones. Disfrutar y contagiar. Eso es humor mi comandante.

Imprimir

  

 

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.