Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


¿Para cuándo una mujer ‘procesionista del año’?

Es una de las preguntas con más poso que dejó una enriquecedora mesa redonda organizada por la Asociación de Mujeres Cofrades, que desveló que la integración de la mujer en la Semana Santa avanza en Cartagena más que en otros lugares, pero que aún queda bastante camino por acometer, aunque parece que todos sus escollos son superables. También sirvió para analizar las relaciones de los cofrades con los medios de comunicación (muy mejorables) y para mantener la alarma encendida por la urgente necesidad de garantizar el futuro con jóvenes a los que hay que incorporar y formar, pues “existe una gran ignorancia” en ellos hacia muchas tradiciones (“algunos no saben qué son californios y marrajos”) y datos sobre Cartagena.  GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Chelo Cánovas (Onda Cartagena), Gregorio Mármol y Mar Saura (La Verdad), Francisco Nortes (‘Sentir cofrade’ y procesionista de Jumilla) y Carlos Illán Ruiz (Cartagena de Hoy), con la moderación y conducción de la periodista y procesionista Susana Mendoza Bernal. Ésta es la relación de personas que en el salón de actos de ISEN acudieron para hablar sobre el tema ‘La relevancia de la mujer cofrade en los medios de comunicación’, pero el devenir de la amena matinal derivó en una mesa más grande, con participación de bastantes asistentes, y que, como apuntó Gregorio Mármol, a que se abriesen “varios melones”.

Merece la pena escuchar íntegra esas dos horas de plática procesionista con el vídeo grabado por Jaime Baeza, de cuyo contenido vamos a intentar condensar varios temas en este artículo, junto a comentarios que suscitaron.



Gregorio Mármol apuntó, sobre el tema de la mujer procesionista y la prensa, que los medios de comunicación “son espejo de la sociedad” y que la mujer cada vez está ocupando puestos de relevancia “de manera más natural que en otros lugares”, apuntando Francisco Nortes que los tronos “tienen que llevarlos personas”, mientras que Mar Saura hizo hincapié en que la mujer sólo es protagonista en los medios “cuanto tiene lugar un hito, pero no en el día a día”. Carlos Illán, por su parte, resaltó el valor de vivir en una época en la que disfruta de cómo, tras varios milenios, se está llevando a cabo el justo y necesario camino hacia la plena igualdad de sexos, señalando que en Cartagena está demostrado que muchos máximos cargos de instituciones y sociedades los ocupan “con mucho acierto” mujeres. Sin embargo, queda mucho por avanzar, como plasmó Susana Mendoza con los datos de que sólo el 10% de los cargos de responsabilidad cofrade están ocupados por féminas.

Chelo Cánovas, por su parte, desveló que hace años se convirtió en la primera mujer que dejaron estar en un Cabildo de las Yemas marrajo, decisión que tomó el entonces hermano mayor Pedro Ferrándiz acabando con la prohibición que existía hasta entonces y que a la periodista le impedía acudir a esta asamblea para desempeñar su trabajo. “¿Por qué en 45 años no se ha nombrado una procesionista del año?, hizo hincapié María Víctora Botí, presidenta del colectivo de mujeres cofrades. La periodista de Onda Cartagena dijo que una vez estuvo su nombre entre las aspirantes presentadas y el californio Jesús Gómez, quien fue confundador de la Asociación Procesionista del Año que creó este galardón, afirmó que desde el interior del colectivo “se luchó mucho en ese sentido y hasta la entonces alcaldesa, Pilar Barreiro, nos dijo que ‘ya estaba bien’ de nombrar sólo a hombres. Quizás la causa es que los que eligen son varones y de avanzada edad”, dijo en referencia de que el jurado aumenta cada año de integrantes con el premiado del ejercicio anterior. Por cierto, también se abogó por un ‘Nazareno mayor’ en el terreno de los galardones exclusivamente femeninos hasta ahora.

“Gracias a la mujer se han salvado agrupaciones” (Jesús Gómez). Fue otra frase que pone en valor a las procesionistas. “Actualmente hay cargos que ya deberían estar ocupados por mujeres, pues hay muchas de enorme valía”. Otro comentario vertido en la tertulia al que apuntó Mariola Rubio Aparicio, vicesecretaria general de la Cofradía Marraja, que ya se está produciendo esa entrada. Marién García Boj, primera hermana mayor electa y primera presidenta de la Junta de Cofradías, señaló que la situación “se está normalizando” y que en su junta de mesa “no se piensa en sexos, sino en valía. Me gustaría que la Cofradía del Resucitado fuera un espejo para otras y que todas evolucionemos de la mano”, señaló.

El capataz del trono de San Pedro de Cabo de Palos desveló “el cacao” que se montó cuando una baja entre sus 16 costaleros la iba a ocupar una chica, lo que creó problemas y llegó a poner en peligro la salida en el Jueves Santo. “Fue difícil, pero al final se rompió el hielo”, señaló. Por su parte, la edil Cristina Mora comentó que lo que todos esos hitos “se están naturalizando en Cartagena”, elogió la labor de Mujeres Cofrades en sus primeros 18 años “trabajando en positivo y no buscando polémicas”) y abogó por “mujeres más valientes”, pues también las hay que están capacitadas para puestos de responsabilidad y que no quieren dar el paso al frente, “pues saldrían de su zona de confort”. Este hilo lo continuó Pilar Giménez, ‘Nazarena mayor 2022’, al referirse que, en ocasiones, “nosotras mismas somos las que cortamos los avances”, señalando que hubo votaciones por hacer mixtos los pasos del Sepulcro y del Expolio, pero no prosperó “y yo me quedaré sin salir en el Sepulcro, cuando moriría por hacerlo”, añadió, además de resaltar que la valía de las personas “debe estar por encima de todo”. Por cierto, desde hace un año esta agrupación marraja la preside una procesionista, Nieves Terry Castejón.  

Francisco Nortes efectuó un apunte muy significativo: “Cuando hablamos de normas parece que las ha dictado un ente superior, cuando no es así. Están dictadas por personas y se pueden cambiar”, aseveró.



Más cuestiones. “¿Debe abrirse la agrupación de la Verónica a los hombres, al igual que tercios y grupos de portapasos que son exclusivamente femeninos?”, “¿saben muchos hombres trabajar en equipo con mujeres?”, “¿qué deben marcar las actuaciones de los grupos procesionistas, las normas o los sentimientos?” y ¿qué se debe hacer en cada colectivo, lo que marca el sentido común y lo correcto o lo que decidan sus integrantes?”. Las planteó Illán y ahí quedan, pues en paridad hay que avanzar pese a los muy dispares puntos de vista.

Respecto a la relación de los medios con los procesionistas, Mar Saura planteó que muchas veces “los cofrades no lo ponen fácil a la prensa” e Illán abogó por que las directivas creen vocalías que se encarguen de llevar al día las redes sociales y de comunicar noticias de relevancia a la prensa. “¿Es rentable para los medios publicar noticias sobre Semana Santa en Cartagena?”, se preguntó Mármol, señalando que se consume más prensa en esas fechas, “pero no en cuaresma. Eso sí, publicar noticias sobre la actividad procesionista ayuda a crear ambiente”, señaló quien llegó a estar vetado por un hermano mayor al que no le gustaba lo que publicaba.

También se afirmó que, por ejemplo, el Premio ‘Pasos’ proyecta más la Semana Santa hacia el exterior que las actividades de la Junta de Cofradías, que tiene “muchas asignaturas pendientes” (Illán). En este terreno que envuelve a cofrades y prensa, quedó claro que hay más información de la que se publica, pero que las empresas de información están faltas de recursos (“falta tiempo para reflexionar sobre ciertas cosas”) y a los procesionistas les faltan asignar personas que cubran esta faceta, “lo ideal es alcanzar el equilibrio en la intención de ambos”, apuntó Nortes, mientras que García Boj señaló que hay que avanzar “con transparencia”.   

Por cierto, se pidió  los medios investigar ‘ciertos temas’ y denunciarlos, respondiendo Mármol e Illán que falta tiempo en la profesión actualmente y que algunos quieren que sea “la prensa la que enarbole la polémica”, además de que luego los que primero denuncian “se ponen de perfil”, siendo acusado al final el medio como dañino para la Semana Santa.

Juventud, divina preocupación
El relevo generacional es otra gran asignatura pendiente. Hay que incorporar jóvenes para tener futuro y también formarlos, “pues existe una ignorancia generacional hacia muchas cosas de Cartagena, entre ellas la Semana Santa. Por ejemplo, algunos saben lo que son californios y marrajos”, resaltó Mármol, y otros confunden “Portmán y El Portús”, apuntó otro de los tertulianos princiaples sobre periodistas de nuevo cuño, lo que se puede extrapolar y multiplicar en su generación de forma global. “Es muy preocupante, pues son los que se quedarán”, fue apuntado en la plática. ¿Cuáles son los motivos?. Unos señalan a que los jóvenes no se han sentido implicados por las cofradías (“deben tener voz para formar parte del futuro”) y otros aboga por llevar a cabo campañas formativas en los colegios. “En los años setenta, en la agrupación de San Pedro fuimos por colegios para tener hebreos y se apuntaron muchos”, señaló Jesús Gómez. La hermana mayor del Resucitado dijo que, desde antes de la pandemia, se está haciendo con la agrupación del Cristo Resucitado, “y a los alumnos se les habla de la Semana Santa en general”. La california María Comas aseveró que en la actualidad “existe una generación de procesionistas, pero en el mañana no lo sabemos”, comentario potenciado por Pilar Giménez al decir que en diez años “no habrá Semana Santa si no entra la gente joven”, pues incluso hay hijos de familias procesionistas tradicionales que ‘pasan’.

También se dieron pinceladas de otros asuntos, como el problema de conciliar familia, trabajo y Semana Santa y de que se piense mucho en el ‘interés interncional’ para atraer turistas y que luego no vengan vecinos de los barrios y pueblos cartageneros.

La mesa redonda la presentó la secretaria de Mujeres Cofrades, Caridad Banacroig, y la cerró María Victoria Botí, su presidenta. “De esta mesa, que ha superado las expectativas, salen más temas de los que la llevaron a organizarla”, pidiendo a los informadores presentes que difundieran las reflexiones que habían surgido de este encuentro entre procesionistas y periodistas.

Imprimir