Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


Qart-Hadast, un hermoso sueño de niños

El acto infantil de fundación de la ciudad cartaginesas ha ofrecido un estupendo nivel interpretativo de la cantera púnica, siendo lo único negativo la escasa presencia de espectadores en las gradas.



‘Fundemos una ciudad. Juego de niños’ es el título bajo el que se ha desarrollado el acto infantil de la Fundación de Qart-Hadast que organiza el Consejo Carthaginés con un grupo de entregados e ilusionados chavales, que llevaron a cabo doce ensayos previos, incluso en agosto, y que han ofrecido un alto nivel interpretativo bajo la dirección de Alfonso Sánchez.



El guión ha ubicado la escena en las calles de Qart-Hadast con niños jugando mientras un anciano los observa. “Los grandes imperios y las grandes ciudades son el sueño de niños que luego serán protagonistas de nuestra historia (…) Todos fueron niños, como estos pequeños, y algún día serán generales, príncipes y princesas. Soñemos con un tiempo que ocurrió y con el sueño que no fue”.



Es la introducción a la obra, que con el protagonismo de los niños después se traslada a las playas de Cartago entre conversaciones y alguna que otra pelea que interrumpe Asdrúbal (“¡Armisticio, armisticio! Soy el príncipe de los cartagineses y vengo a imponer paz. ¡Parad todos! La guerra nunca es un juego”). Consigue su objetivo y les propone otro juego: fundar una nueva ciudad, “pero no una ciudad cualquiera, una ciudad en la que todo sea perfecto. La ciudad de nuestros sueños”.

El sueño de Asdrúbal (interpretado por Mauro Sánchez) sigue ofreciendo todo lujo detalles de esta ciudad soñada, contagiando a todos, que proclaman que trabajarán y luchará por ella. “Saldré a buscarla, ¡lo juro!”, afirma el príncipe, avanzando que la llamará Qart-Hadast, “¡la ciudad nueva!, ¡la ciudad soñada!, ¡la ciudad más allá del mar!”.



El epílogo lo protagonizan el anciano junto a los pequeños Aníbal e Himilce. “Así es como se construye un sueño, sin distincioens, sin peleas, sin enfrentamientos… Con la ayuda de todos, con la fuerza de niños…”. Culmina el pequeño Barca expresnado que cuando seanmayores conquistarán el mundo, “llegaremos donde nunca llegó un cartaginés. Seguiremos soñando como aquellos niños (…) y lo harán aquí, en la ciudad de ls cinco colinas. ¡Viva Qart-Hadast!”.



Una estupenda puesta en escena en el auditorio ‘Paco Martín’ del Parque de Torres al que le ha faltado un mayor arropamiento festero. Muy pocos espectadores han acudido. Unos apuntan a problemas de difusión, otros a que no se ha divulgado que los actos infantiles son gratuitos (los adultos son los que cuestan 3 euros la entrada) y también se baraja que con el calor del mediodía no apetece subir el monte pese a que hay un microbús a disposición de los festeros para subir y bajar. Puede ser un motivo o un cúmulo. La cuestión es que la representación merecía más ojos como testigos.

Imprimir